iessecundaria

Posts Tagged ‘motivación

No se construye igual sobre un suelo de roca, arcilla o grava. No se pinta lo mismo sobre lienzo, cartón o madera. La técnica es distinta si cultivas fruta, flores o productos de huerta. No entrena lo mismo el corredor de fondo, vallas, o cien metros. La rutina varía si se escribe novela, cuento o prensa. Arquitectos, pintores, agricultores, deportistas o escritores, cualquier profesional que se precie, adapta su método de trabajo al material con que cuenta, la herramienta que utiliza, el tiempo de que dispone o el objetivo que persigue.

¿Y los profesores, qué? Leer el resto de esta entrada »

Los edificios no pueden conseguir por sí mismos que los alumnos gradúen, ni hacer que se entusiasmen con la literatura, al estilo de Robin Williams en “El club de los poetas muertos”. No pueden espolear al equipo de fútbol de la escuela para alcanzar éxitos inimaginables. Leer el resto de esta entrada »

He escuchado en la radio al doctor Joan Pere Barret, jefe del servicio de cirugía plástica y quemados del hospital Vall d’Hebron, de Barcelona, que ha realizado una operación de trasplante de cara de una dificultad técnica extraordinaria, sustituyendo más del 75% del rostro del paciente. Leer el resto de esta entrada »

Ando embarcado en este asunto de las TIC en el aula, la web 2.0, y todas estas cuestiones de las que nada sabía hace un par de años y ahora empiezo a conocer un poco. Leer el resto de esta entrada »

Mujer en el baño es el título de un libro de Manuel Rivas. El País publicó, hace algún tiempo, un texto extraído del mismo, cuya lectura considero imprescindible. Un buen amigo me lo ha recordado ahora, y quiero compartirlo con todos vosotros, precisamente hoy, el día en que los docentes Valencianos volvemos a salir a la calle para pedir que nuestra administración educativa nos tome en serio, y se tome muy en serio la educación.  Leer el resto de esta entrada »

William Glasser, psiquiatra norteamericano interesado en el estudio del comportamiento humano, y en cómo la educación contribuye a conformar en cada persona una manera determinada de ser, ha establecido una conocida relación que trata de explicar cómo aprendemos.

El 10% de lo que leemos
El 20 %de lo que oímos
El 30% de lo que vemos
El 40% de lo que vemos y oímos
El 70% de lo que discutimos con los demás
El 80% de lo que hacemos
El 95% de lo que enseñamos a otra persona

Esta tarde salíamos del instituto, finalizada la jornada lectiva, y una compañera que me ha escuchado muchas veces hablar de lo importante que resulta trabajar las tutorías de manera activa, me ha contado el cambio que ha notado en su grupo de alumnos desde hace algún tiempo; en concreto, desde que empezó a plantear la tutoría como un trabajo en equipo en el que, por ejemplo, dramatizan escenas breves sobre temas que les interesa: piensan de qué quieren hablar, seleccionan la idea más aceptada, proponen personajes y escenario, escriben diálogos, ensayan, ponen en escena, graban, analizan…

Asegura que encuentra a los alumnos más motivados, y no sólo en la hora de tutoría, sino en el resto de clases, en las que han disminuído las pérdidas de tiempo, las discusiones y enfrentamientos, y resulta más fácil trabajar con ellos.

Según me explica ha llegado al convencimiento de que lo mejor para conseguir que aprendan es dejarles “hacer cosas”, y no sólo decirles cómo se hacen.

Al saber hacer, a la capacidad para aplicar lo que aprendemos, se le llama ahora “competencia”. ¿Es necesario que alguien lo escriba en un texto pedagógico, o lo publique en una ley de educación para que nos lo creamos?

El sentido común y la práctica diaria nos demuestra que es así. ¿Por qué, entonces, opone el profesorado tanta resistencia a pasar del “leer, ver y oir”  con el que tradicionalmente hemos enseñado, al “animar a la acción”, que parece que es lo que motiva, previene conflictos en el aula, y asegura mejores resultados?

He vuelto a disfrutar con la lectura de un libro que algún profesor de pedagogía me recomendó leer hace años, motivo por el cual siempre le estaré agradecido.  Se trata de “La vida en las aulas”, de Philip W. Jackson, un texto clásico que desde entonces he considerado de obligada lectura  para todos cuantos nos dedicamos a la enseñanza.
Jackson, iniciador de la teoría del currículum oculto, realiza un análisis extraordinario de diversas cuestiones relacionadas con la vida en la escuela, y lo hace centrándose en cuestiones muy prácticas, alejadas de teorías pedagógicas basadas en la aplicación de tests u otro tipo de pruebas de laboratorio, de las que huye para centrarse en el conocimiento de lo que sucede en el día a día de las aulas.

– Concepto de obligación vs. voluntariedad
Se refiere a la escuela como una institución en la que no se está por propia voluntad, como tampoco uno decide ingresar voluntariamente en otras instituciones como la cárcel, un psiquiátrico, etc.
Considera que aprender a vivir en la escuela implica aprender a renunciar a los propios deseos, a saber esperar antes de que se cumplan, con el punto de frustración que esto implica si después no se ven cum plidos.

– La evaluación.
Analiza el papel del alumno como sujeto en permanente estado de evaluación: de su trabajo académico, de su adaptación a la institución, de sus cualidades personales, etc.
Es evaluado por el profesor de múltiples maneras y en diversas facetas, pero también lo evalúan sus compañeros, y se evalúa él mismo, lo que en determinadas circunstancias le hace ser consciente de su propio fracaso.

– La motivación.
Extrínseca: el alumno realiza las tareas pensando en el premio de las buenas notas y la aprobación del profesor.
Intrínseca: conseguir que realice las tareas de clase por la satisfacción que brota del trabajo mismo.

– La autoridad.
En la escuela es ejercida por el profesor, una persona extraña, que ejerce una autoridad restrictiva y preceptiva; a diferencia de los padres, personas cercanas que ejercen una autoridad restrictiva.
Los alumnos se ven sometidos de manera involuntaria a la institución y, en ocasiones, han de soportar la ira del profesor, que se manifiesta más cuando se trata de una violación de normas institucionales que cuando el alumno presenta problemas de aprendizaje.
Esta circunstancia lleva al alumno a desarrollar el hábito de desafiar a la autoridad y poner en cuestión el valor de la tradición, aspectos representados en la figura del profesor.

He encontrado una reflexión muy interesante sobre este tema y otros relacionados con la educación en  http://peuma.unblog.fr/2007/09/20/a-proposito-de-la-vida-en-las-aulas/, un blog que recomiendo, y cuya dirección tenéis también en mi Blogroll.


Me apasiona la pedagogía, actividad a la que me dedico profesionalmente.
También me gusta opinar y debatir sobre temas de política y actualidad.
De estos dos intereses, y del deseo de no mezclarlos, aunque estén íntimamente relacionados, nacen estos blogs que te invito a descubrir, y en los que te animo a participar con tus comentarios.

Follow iessecundaria on WordPress.com

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 948 seguidores

TAMBIÉN LA EDUCACIÓN INFANTIL

Comentarios y reflexiones sobre:

PÚBLICA, GRATUITA, DE CALIDAD

You can read it in English

translate

Archivos

Carpe diem quam minimum credula postero

mayo 2017
L M X J V S D
« Ene    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031