iessecundaria

Posts Tagged ‘magisterio

Los profesionales más valorados por la sociedad Española somos los maestros, según una encuesta Europea realizada por la fundación BBVA que publica Levante-emv. Lee el resto de esta entrada »

Muchas escuelas españolas están dirigidas por mujeres muy jóvenes y relativamente inexpertas, o por solteronas que no pudieron llevar una vida amorosa normal, por mujeres cuyo hogar ha sido deshecho por la muerte o el divorcio, o por hombres frustrados desde todo punto de vista. Lee el resto de esta entrada »

Lorenzo Luzuriaga (Ciudad Real 1889 – Buenos Aires 1959) redactó el anteproyecto de ley de instrucción pública del gobierno de la segunda república, en el año 1931, un documento que constituyó la base del programa educativo del PSOE de la época, que por las circunstancias que todos conocemos no pudo desarrollarse en su totalidad.

Lo cito aquí porque considero que sigue tan vigente como cuando se redactó, y resulta tan necesario o más que entonces abundar en las tesis que expresaba.  Ahora que estamos a punto de completar la aplicación de una nueva reforma educativa, la L.O.E., me parece interesante recordar algunos de sus postulados principales:

1. La educación pública es esencialmente función del Estado.
No se excluye, sin embargo, a la enseñanza privada, siempre que no persiga fines políticos o confesionales partidistas, pues ni el niño o el joven, ni los centros educativos deben ser objeto o instrumentos de propaganda de ese género.

2. La educación pública es laica o extraconfesional.
Si las familias de los alumnos lo solicitaran, el Estado podrá facilitar medios para la educación religiosa fuera de la escuela (subvenciones a sacerdotes, libros, locales, etc.)

3. La educación pública es gratuita.
En todos los grados de la enseñanza, especialmente primaria y secundaria, pudiéndose percibir sólamente derechos de matrícula en la enseñanza superior, pero aun en ésta se establecerá por lo menos un 25 por 100 de matrículas gratuitas.

4. La educación pública tiene un carácter activo y creador.
Se organizarán con carácter permanente cursos de perfeccionamiento para los maestros o profesores en ejercicio.

5. La educacion pública tiene un carácter social.
… llamando a colaboración a los padres, estableciendo relaciones con las entidades profesionales y culturales de la localidad, etc.

6. La educación pública atiende por igual a uno y otro sexo.
Para ello es esencial el establecimiento de la coeducación en todos los grados de la enseñanza.

7. La educación pública constituye una unidad orgánica.

8. La educación pública atenderá a la cultura de los adultos.

9. El Magisterio de todos los grados de la educación constituye un todo orgánico. Esto supone:

a) Una preparación equivalente, no igual, la más alta posible para todos los docentes. Los profesores secundarios y universitarios recibirán también una preparación pedagógica en centros universitarios.

b) Un trabajo docente equivalente, disminuyendo las diferencias de días y horas de trabajo que existen.

c) Una remuneración equivalente en cuanto se trate de la función exclusivamente docente y no de la científica o de investigación, que se pagará aparte.

10. La administración de todos los centros docentes se unificará en un Ministerio de Educación Nacional.
(Basado en el libro “La enseñanza en la segunda república”, de Mariano Pérez Galán. Edit. Mondadori 1988)

El próximo miércoles participo como ponente en un seminario sobre tutoría que organiza FOREM. Entre otras cuestiones, están interesados en que comente las diferencias en el ejercicio de la misma en primaria y secundaria.

Había preparado la ponencia basándome en un análisis centrado en características específicas del alumnado de una y otra etapa, pero creo que no me sirve. Es cierto que los alumnos son distintos en edad, intereses, motivación, actitud ante el estudio, capacidad de relación, etc., pero es el profesor quien decide por qué y en qué medida ha de ser diferente su trabajo como tutor.

Cuando alguien estudia magisterio está claro que sabe a qué se quiere dedicar, hay una intención clara por el ejercicio de una actividad profesional concreta; por el contrario, quien estudia derecho puede optar a la judicatura, opositar a notaría, montar un despacho, dedicarse a algún tipo de asesoramiento legal, etc. Igual sucede con otros estudios que, aunque en ocasiones no tienen una salida laboral fácil, sí permiten aspirar a otros trabajos distintos a la enseñanza. La intención con que se ha elegido estudiar una u otra carrera tiene importancia a la hora de afrontar el trabajo en una escuela o instituto.

Por otra parte, un maestro sabe que no le queda más remedio que ser tutor desde el primer día de ejercicio de su profesión, la única duda cuando llega a un colegio es si lo será de primero, tercero o quinto, pero no si podrá dejar de serlo.

El profesor de secundaria, por el contrario, sí tiene esa opción, y es bastante habitual que, si puede, elija no ser tutor. En los institutos suele ser frecuente adjudicar las tutorías a los compañeros que llegan nuevos, interinos, en comisión de servicio, e incluso a quienes tienen un horario a tiempo parcial.

Parece evidente que la motivación, en uno y otro caso, no será la misma.

Las funciones del tutor en primaria y secundaria son similares, por lo que en mi opinión el origen de esta interpretación diferente de la acción tutorial no está tanto en las características distintas del alumnado, a las que pueden adaptarse las actuaciones, sino a la intención y motivación con que los docentes llegan a una y otra etapa.

En algún lugar leí hace tiempo una frase de la que me apropié enseguida, creo que era de Comenius.  Hablaba de la inutilidad de enseñar a golpes, y consideraba que este método no era más que una estrategia del maestro para encubrir sus propias deficiencias frente al alumno.

Me identifico plenamente con la idea, y pienso en aquellos años de escuela y bachillerato en mi pueblo de La Mancha profunda, años de letra con sangre entra y de miedo hacia quienes se suponía que tenían como misión rescatarnos de la ignorancia. Aprendíamos poco porque teníamos miedo, y con miedo se aprende sólo a temer.

Terminó la dictadura, y estudié magisterio en la democracia. Con mi primer destino llegó mi primera obsesión como docente,  desterrar el miedo propio y tratar de que nunca lo conocieran mis alumnos: SAPERE AUDE!

Ahora, después de veintitantos años de profesión vuelvo a sentirme amenazado. Regresan los fantasmas del pasado, y soy un docente asustado. Siento el control de la administración en forma de voz de inspector que interroga tras un teléfono, la amenaza de expediente de boca de una secretaria autonómica de educación, la pérdida de mi libertad de cátedra, la obligación de enseñar lo que me dicen y como me dicen que lo haga, no como considero que es conveniente para que mis alumnos aprendan más y mejor.

Enseñaré poco, porque tengo miedo, y con miedo sólo se enseña a temer.


Me apasiona la pedagogía, actividad a la que me dedico profesionalmente.
También me gusta opinar y debatir sobre temas de política y actualidad.
De estos dos intereses, y del deseo de no mezclarlos, aunque estén íntimamente relacionados, nacen estos blogs que te invito a descubrir, y en los que te animo a participar con tus comentarios.

Follow iessecundaria on WordPress.com

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 950 seguidores

TAMBIÉN LA EDUCACIÓN INFANTIL

Comentarios y reflexiones sobre:

PÚBLICA, GRATUITA, DE CALIDAD

You can read it in English

translate

Archivos

Carpe diem quam minimum credula postero

agosto 2017
L M X J V S D
« Ene    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031