iessecundaria

¿Y los profesores, qué?

Posted on: 22 septiembre 2014

No se construye igual sobre un suelo de roca, arcilla o grava. No se pinta lo mismo sobre lienzo, cartón o madera. La técnica es distinta si cultivas fruta, flores o productos de huerta. No entrena lo mismo el corredor de fondo, vallas, o cien metros. La rutina varía si se escribe novela, cuento o prensa. Arquitectos, pintores, agricultores, deportistas o escritores, cualquier profesional que se precie, adapta su método de trabajo al material con que cuenta, la herramienta que utiliza, el tiempo de que dispone o el objetivo que persigue.

¿Y los profesores, qué?

algun-dia-los-pupitres-floreceranCon demasiada frecuencia, en la misma tierra plantamos almendros, cultivamos la vid o sembramos trigo. Lo mismo enseñamos en 2º de ESO, sea el grupo A, B o C, un año tras otro; en las mismas fechas, los mismos conceptos una y otra vez; de la misma manera, si hay repetidores, ACIS, TDAH, o alumnos que presentan cualquier dificultad que impida aprender. Si sale bien, perfecto; si no, es porque no estudian todo lo que deben, carecen de hábitos, se esfuerzan muy poco, o porque las familias pasan de la escuela, no les hacen caso y no colaboran con el profesor.

El mortero, el pincel, la azada, la pista en la que se entrena, la mesa en la que se escribe son fundamentales, pero el profesional que va a utilizar estas herramientas tiene que prever las dificultades que se va a encontrar, analizar las opciones de las que dispone, observar, disponer recursos, programar, en definitiva, de acuerdo a las características específicas del trabajo concreto que va a realizar.

¿Y nosotros, qué? El libro de texto, el aula, el horario de clase, la actitud del alumno, su entorno, la motivación, las familias, la administración, aspectos cambiantes, imprevisibles, deberían obligarnos a evitar rutinas, ensayar estrategias diferentes, no confiar en lo que ayer funcionó y hoy puede no hacerlo; buscar cada año, cada día, cada nueva clase una respuesta inédita, una solución distinta a problemas tal vez repetidos.

Si el cuadro no sale bien, podemos achacarlo a la mala calidad de la tela, la inconsistencia de la pintura, la absorción del pincel, o la inadecuada iluminación del taller, pero la responsabilidad será siempre del pintor, que debería haber previsto estas circunstancias y actuado en consecuencia.

En el aula, en el proceso de enseñanza, la responsabilidad es mía. Tengo un “material” con el que trabajar, no hay excusa que valga, ¿qué quieren?, ¿qué quiero?, ¿cómo puedo hacerlo?, ¿de qué medios dispongo?, ¿qué tiempo preciso?, ¿existe un plan B?, ¿cómo comprobar que estoy consiguiendo lo que había previsto?

Si no se hace así y los resultados no son los deseados, culpar a “los otros” de mi imprevisión servirá de poco, un pretexto fácil, un engaño inútil, el triste consuelo de un mal profesor.

7 comentarios to "¿Y los profesores, qué?"

Reblogueó esto en Grupo de innovación e investigación pedagógica "Mestre Ripoll"y comentado:
“¿Y los profesores, qué?” Por @jpslatorre

Sabes perfectamente que no eres el único ingrediente de la educación así que si ” los resultados no son los deseados” debes saber que no eres el único culpable y culpar a los demás no te hace ser “un mal profesor”.

Me parece muy triste que seas tú el que haya escrito que año tras año, clase tras clase, enseñes “de la misma manera” o dentro de una “rutina”. Parece que no eres consciente de que cada clase tuya es especial , y de forma distinta a la anterior o a la posterior, que eres uno de esos profesores que nos enseñan de tal forma que nos hacen olvidarnos de esa “rutina”.

Desde luego, Anastasia, son muchos los factores que hay que considerar a la hora de analizar por qué un alumno aprende o no y por qué siente o no deseos de aprender. Pero en este post me refiero en concreto al proceso de enseñanza, en el que el papel protagonista es del profesor. Según interpretemos ese papel, el proceso de aprendizaje que realiza el alumno se verá más o menos facilitado. Creo que muchos aprendizajes no llegan a buen puerto porque la manera como enseñamos no es la más adecuada, es homogénea, plana, no se adapta a las necesidades de cada alumno. Cada alumno es diferente y se le debería ofrecer algo distinto, ajustado a sus características y necesidades. En el aula, sin embargo, creo que la mayoría de nosotros “cocinamos el mismo plato” para todos, aun sabiendo que hay alumnos a quienes les gusta más la verdura, la carne, la pasta, o los dulces.
Agradezco tu comentario, aunque creo que tu opinión sobre mi trabajo es “excesiva”. Estoy encantado de seguir “viéndote” por esta página. Un abrazo muy grandote.

En estas semanas de principio de curso he estado comentando con colegas conocidos la situación en algunos centros. En concreto me refiero al ámbito de los ciclos formativos y a la nueva propuesta escolar – sustituta de los PCPI – que capacita, al término del mismo, si el resultado es satisfactorio, para ingresar en un ciclo medio.
Se pone claramente de manifiesto la incapacidad administrativa para ofertar productos adecuados a un alumnado con intereses y frustraciones diversos, también la enorme dificultad de motivación para cierto tipo de jóvenes desertores del itinerario que la ESO ofrece, así como la incompetencia de ciertas familias para acompañar, ayudar, motivar y alentar a sus hijos en la trayectoria formativa. Por si esto fuera poco, no existe apenas coordinación docente, la mayor preocupación se concreta en sobrevivir hasta que el curso finalice con el menor coste neurológico posible para ciertos docentes. Es habitual escuchar aquello de que: el alumnado estudia o no estudia, tiene interés o no, es conflictivo o colaborador, exitoso o desastroso…Se escucha a menudo: “ Yo no estoy dispuesto a aceptar en mi clase a estos tres o cuatro alumnos que no me dejan trabajar. Que haga la jefatura de estudios, el psicopedagogo o cristo que lo fundó lo que sea, pero yo no les voy a dejar entrar hasta que acabe el curso.”
Yo les he apuntado, teniendo en cuenta la diversidad en la clase, que el equipo docente se ponga de acuerdo en los criterios a seguir, que podrían trabajarse proyectos abiertos sobre lo que al alumnado le motive más, que se debería incentivar la actitud positiva, evitar el encorsetamiento que el currículo impone, hacerlo flexible…La respuesta habitual es : “ como no me traen el libro yo no puedo trabajar los temas” , “ ¿cómo voy a preparar actividades diferentes para trabajar simultáneamente en el aula?”, “ estos jóvenes no tienen ningún interés, no vale la pena el esfuerzo…”, “ hablar con los padres es otra tontería porque no van a hacer caso; no se van a preocupar “…
Al final, lo de siempre, que cada cual sobreviva como sepa y pueda. Pocos se preguntan qué puedo hacer para que estos jóvenes se interesen por algo, qué ofertas les puedo hacer, cómo las voy a implementar, qué proyecto común para todos puedo ofrecer como aliciente para hacer grupo, podríamos formar una comisión de convivencia para valorar y enjuiciar situaciones distorsionantes…
Ciertamente la situación es compleja, no le vamos a restar dificultades, pero como me decía mi abuelo “ entre todos la mataron y ella sola se murió “.

Como siempre, Juan, un lujo contar con tus comentarios. Sabes que coincidimos en el diagnóstico y en las soluciones, desgraciadamente, tan difíciles de aplicar, según parece.
Por cierto, un blog muy interesante que sigo y que te invito a leer reproduce tu comentario. http://fracasoacademico.wordpress.com/2014/10/01/una-reflexion-sincera-de-un-profesor-sobre-por-que-no-se-soluciona-el-fracaso-escolar/

Juan con su permiso, publicaremos su artìculo en la revista Ayarachi, en su tercera edición.

Por supuesto, Eleaza, gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Me apasiona la pedagogía, actividad a la que me dedico profesionalmente.
También me gusta opinar y debatir sobre temas de política y actualidad.
De estos dos intereses, y del deseo de no mezclarlos, aunque estén íntimamente relacionados, nacen estos blogs que te invito a descubrir, y en los que te animo a participar con tus comentarios.

Follow iessecundaria on WordPress.com

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 782 seguidores

TAMBIÉN LA EDUCACIÓN INFANTIL

Comentarios y reflexiones sobre:

PÚBLICA, GRATUITA, DE CALIDAD

You can read it in English

translate

Archivos

Carpe diem quam minimum credula postero

septiembre 2014
L M X J V S D
« Ago   Oct »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930  
A %d blogueros les gusta esto: