iessecundaria

Posts Tagged ‘Participación

      Tengo la costumbre, no sé si buena o mala, de añadir al convencional buenos días o tardes una pregunta retórica, “¿estás contento, eres feliz?”, cuando saludo a compañeros y compañeras que me importan. La respuesta habitual suele venir acompañada de algún comentario gracioso, alguna broma, o algún suspiro profundo que a veces interpreto como un cariñoso “dame paciencia, señor, con este tío“. Lee el resto de esta entrada »

Todo hacía presagiar una tarde de éxito. El ambiente fresco que invitaba a charla y recogimiento, la hora de comienzo que nos había permitido comer sin prisa después de una mañana de clase y los puntos del orden del día, cartel breve pero intenso que esperaba su turno encerrado en el espacio inquietante que conforman membretes, márgenes de papel en blanco, fecha y firma del director. Lee el resto de esta entrada »

Mi escuela anestesiada no se inquieta por nada. El sosiego, la calma, la ausencia de emociones se impone en los pasillos, el patio, las aulas y el ánimo de todos los que en ella conviven.

Alumnos somnolientos bajan, sin mucha prisa, de autobuses repletos, cada nueva mañana. Lee el resto de esta entrada »

Xosé Manuel Souto, un profesor amigo, me envía esta carta. Quiero compartirla con todos vosotros, porque habla de ideas, utopías realistas, libertad, compromiso, ilusión, esfuerzo y esperanza. Lee el resto de esta entrada »

Una buena programación del curso debe incluir propuestas de participación de las familias en el proceso de aprendizaje de sus hijos e hijas, establecer cauces adecuados para hacerla posible en el centro, y fijar acuerdos de colaboración con el profesorado. Lee el resto de esta entrada »

La acción tutorial en primaria es muy importante, pero  no lo es menos en secundaria. Sin embargo, mientras el profesorado de primaria asume con normalidad y convencimiento su función de tutor, el de secundaria lo vive, en muchos casos, con angustia, resignación, y escaso ánimo para intentar que esa hora de atención semanal al alumnado resulte educativa.
Ser tutor en secundaria no es fácil y, aunque cualquier profesor puede serlo, no todos reúnen las condiciones personales y profesionales necesarias para desempeñar la tarea con garantías. Es más, creo que hay profesores a los que jamás se les debería adjudicar una tutoría si, como defiendo, es desde el ejercicio de esta función desde donde mejor se puede trabajar, por ejemplo, en la prevención y resolución de los conflictos que inevitablemente se producen en los centros educativos.
La figura del tutor es clave, y una de las primeras tareas que éste debe marcarse cada principio de curso consiste en transformar el espíritu dividido de un puñado de alumnos en un grupo fuerte y coexionado. Lee el resto de esta entrada »

La Ley Orgánica de Educación concibe la participación como “un valor básico para la formación de ciudadanos autónomos, libres, responsables y comprometidos”, e insta a las Administraciones educativas a garantizar “la participación de la comunidad educativa en la organización, el gobierno, el funcionamiento y la evaluación de los centros educativos”.

No depende sólo del profesorado que se cumpla este mandato legal, y es necesario que padres y alumnos se animen a exigir su derecho a intervenir en los centros educativos, a través de los cauces que la propia legislación establece, pero sin nuestro compromiso y actuación decidida será imposible conseguirlo.

Animar a otros a participar no es fácil, sin embargo, y la cosa se complica cuando somos los profesores, los encargados de favorecer comportamientos democráticos en los centros, quienes no creemos en ellos, o no los practicamos habitualmente.

Llamamos a los padres cuando los necesitamos, pero nos mostramos remisos a franquearles la entrada cuando son ellos quienes nos reclaman. Nos quejamos de la falta de implicación de los alumnos, pero nos asusta que realicen propuestas que puedan poner en riesgo nuestra rutina diaria, o nuestro “estatus docente”.

No creo que nadie discuta a estas alturas que necesitamos trabajar en equipo, y en colaboración con todos los implicados en el proceso.
¿Qué haremos al respecto?

Maria Ángeles fue mi primera profesora de Lengua y Literatura en el instituto; bajita, delgada, no daba sensación de gran fortaleza física, pero le bastaba una mirada para silenciar y mantener en orden la clase.

Fuertes taconazos en el suelo del pasillo anunciaban cada día su llegada y, a medida que se aproximaba al aula, todos ocupábamos precipitadamente nuestro sitio. Cuando entraba en clase dejábamos de respirar, agachábamos la cabeza, la mirada fija en el libro, nos hacíamos pequeñitos confiando en no ser vistos.

Se sentaba ceremoniosamente en su silla de profesora, sacaba un bolígrafo del estuche, abría su libro de notas y, durante treinta segundos de infarto, se entretenía en pasar una a una las hojas, sin prisa, sabedora del terror que provocaba en nosotros. Lee el resto de esta entrada »

He impartido mi primera clase de educación para la ciudadanía en inglés, tal y como nos ordena el Conseller de Educación. Durante diez minutos he hablado del tema que previamente me había sugerido la profesora de sociales con la que comparto aula.

Mirando las caras de impotencia, desesperación, confusión y auténtico estupor de mis alumnos me he sentido ridículo. Desde hace varios años imparto cursos de formación para docentes en los que les planteo la necesidad de fomentar la participación del alumnado en las aulas como medida para prevenir conflictos, dinamizar las clases y conseguir una motivación mayor. Ya entenderán la extraordinaria contradicción con la que se me obliga a convivir.

Una alumna ha levantado la mano, no entendía nada, me ha preguntado por el sentido de explicarles algo que se supone que debían aprender de forma que les resultaba incomprensible, garantizando por tanto que jamás lo aprenderían. No he podido soportarlo, he cortado mi explicación, les he pedido perdón, y les he explicado en castellano por qué me veía obligado a hacerles lo que les estaba haciendo.

Es un día muy triste para mi y para todos los docentes que consideramos que la relación con nuestros alumnos, el intercambio de opiniones, la pregunta y la respuesta, la repregunta y la búsqueda de una nueva explicación es la esencia de nuestro trabajo.

¿Cómo van a confiar en alguien que deliberadamente les habla para que no le entiendan, que les hará un examen de algo que sabe que no han aprendido y que, llegado el caso, tendrá que suspenderles sin haberles dado opción?

¿Qué sentido tiene todo esto?, ¿Por qué alguien cuya misión es defender el sistema educativo se emplea con tanta saña en destruirlo?


Me apasiona la pedagogía, actividad a la que me he dedicado profesionalmente.
También me gusta opinar y debatir sobre temas de política y actualidad.
De estos dos intereses, y del deseo de no mezclarlos, aunque estén íntimamente relacionados, nacen estos blogs que te invito a descubrir, y en los que te animo a participar con tus comentarios.

Follow iessecundaria on WordPress.com

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a 942 seguidores más

TAMBIÉN LA EDUCACIÓN INFANTIL

Comentarios y reflexiones sobre:

You can read it in English

translate

Archivos

Carpe diem quam minimum credula postero

agosto 2020
L M X J V S D
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31