iessecundaria

Posts Tagged ‘competencia docente

La pregunta la hace un alumno que me ve con un ejemplar del último libro de María Acaso, rEDUvolution, que estoy leyendo. “¿De qué va?”De cómo cambiar la manera de trabajar en clase, para que disfrutemos más, yo enseñando y tú aprendiendo”. Gesto de extrañeza, cara de incredulidad, no sé si porque le sorprende mi afición a la lectura, o porque leo cosas como ésta. Lee el resto de esta entrada »

¿Alguna vez te has sentido feliz ante el examen en blanco de un alumno o alumna y has pensado “mejor, así termino antes”?

¿Has notado el placer de tachar en rojo una respuesta errónea, o encuadrar en el folio la nota de un examen por debajo de cinco? Lee el resto de esta entrada »

Arantxa me alegró el día, la semana y, probablemente, todo el segundo trimestre, sin que fuera consciente de ello. O sí.

Era viernes, una y pico de la tarde, no había salido del aula desde las ocho y cuarto de la mañana. Todos estábamos cansados y aún nos quedaba una clase. Lee el resto de esta entrada »

Ayer no fui a clase. Después de un fin de semana encerrado en casa, moqueando, lagrimeando y con fiebre, el lunes, cuando sonó el despertador no podía con mi alma, tras toda una noche en blanco. Pasé la mañana en cama, agarrado a un rollo de papel higiénico que resultó insuficiente para contener la inusitada actividad secretora de mis membranas mucosas.

Lee el resto de esta entrada »

Mi escuela anestesiada no se inquieta por nada. El sosiego, la calma, la ausencia de emociones se impone en los pasillos, el patio, las aulas y el ánimo de todos los que en ella conviven.

Alumnos somnolientos bajan, sin mucha prisa, de autobuses repletos, cada nueva mañana. Lee el resto de esta entrada »

No hay colegio o instituto que se precie que no establezca como señas de identidad en su proyecto educativo algunos de los siguientes principios: democrático, participativo, motivador, integral, tolerante, inclusivo, abierto al medio, pluralista, acogedor, creativo, o cualquier otro que se nos haya ocurrido, igual de maravilloso. Lee el resto de esta entrada »

Muchos nos hemos alarmado este verano con la vergonzosa exhibición de gestos fascistas con la que nos han obsequiado los jóvenes del PP. La alarma devino en espanto cuando, a pesar de la crítica de la mayor parte de la ciudadanía y la práctica totalidad de los medios de comunicación, observamos la actitud complaciente con la que los responsables de ese partido contemplaban los hechos y les restaban importancia. Lee el resto de esta entrada »

El fontanero ha venido a arreglar una tubería a casa de mi vecino; como tenía que salir a realizar unas compras, me ha pedido que echara un vistazo y recogiera las llaves, si terminaba la faena antes de que hubiera vuelto. Mientras me presentaba al obrero, éste, sorprendido, le ha interrumpido y dirigiéndose a mí: “hombre, Juan Pedro, mi profe del instituto”.

Le he mirado con atención, su cara me resultaba familiar, pero no recordaba su nombre, lo que me ha hecho sentir un poco incómodo. Me ha preguntado, “¿no te acuerdas de mí?” Lee el resto de esta entrada »

Esta mañana, en la Facultad de Magisterio, he intentado convencer a un grupo de futuros maestros de la complejidad del trabajo docente, de lo maravillosa y gratificante que resulta esta profesión, si se elige por vocación, de lo insoportable que puede llegar a ser, si la única motivación es la estabilidad laboral y el sueldo fijo y de lo equivocados que están, si piensan que la clase con la que un día trabajarán será como ellos la imaginan. Lee el resto de esta entrada »

El perfume a azahar con el que me reciben los naranjos del patio ya no me alegra el alma. Ni el medido desorden con el que invaden el centro y se dirigen a clase mil alumnos inquietos me despierta las ganas de enfrentar nuevos retos cada nueva jornada. Me cuesta, más que nunca, recorrer el camino de casa al instituto y subir, como siempre, los cuarenta peldaños que me llevan al aula. Lee el resto de esta entrada »

He de reconocerlo, ya no puedo ocultarlo por más tiempo, confieso mi pecado: soy maestro. Perdónenme por ello, por haberme sentido orgulloso de serlo, por haber disfrutado en la escuela como jamás pensé que alguien pudiera hacerlo, por haber entregado mi vida a una profesión que nunca fue un trabajo, que siempre fue mi sueño. Lee el resto de esta entrada »

Marilia es una profesora extraordinaria, enamorada de su trabajo, entregada a sus alumnos, siempre dispuesta a aprender,  que ha decidido matricular a su hijo en un colegio privado, a pesar de que ella trabaja en un instituto público. Lee el resto de esta entrada »

Mahmoud pasa de instituto, su interés por el trabajo del aula es mínimo y su aversión hacia el sistema educativo, máxima. Es uno de esos alumnos que todos conocemos, no se adapta al ritmo de la clase, ni quiere ajustarse a cualquier otro ritmo que se le proponga, le cuesta cumplir las normas y se empeña en manifestar su rechazo hacia todo y hacia todos de manera casi constante y llamativa. Lee el resto de esta entrada »

Por fin, profesores valientes envían a tomar por saco toda esa teoría pedagógica moderna que pretende convencernos de que no es posible educar a un alumno, si no se conocen innovadoras técnicas de resolución de conflictos, complicadas estrategias de acción tutorial, o métodos absurdos para la adquisición de habilidades de todo tipo. ¡Bobadas! Nada mejor que una hostia a tiempo. Lee el resto de esta entrada »

Hemos vuelto a clase, algunos alumnos se han acercado a felicitarme el año, otros, a comunicarme sus buenas intenciones para el segundo trimestre y hay también quienes han entrado al aula, se han sentado sin decir palabra y han esperado, pacientes, el comienzo de la clase. Parecen aceptar, resignados, el hecho inevitable del reinicio de curso, no se plantean grandes cambios, ni realizan promesas que saben que no cumplirán, nada esperan, Lee el resto de esta entrada »

En la biblioteca, una lámina con un dibujo del portugués Juliao Sarmento. Una mujer apoya el dedo índice sobre sus labios cerrados: silencio.

En clase, las mesas colocadas de una en una. Si los alumnos se sientan solos, no hablarán entre ellos, menos interrupciones.

Llamo la atención a Alex, que habla con el compañero de al lado, mientras Lidia corrige un ejercicio. Me dice que es Roberto quien le ha pedido ayuda en algo que no entiende. “Pero ahora toca escuchar”. Lee el resto de esta entrada »

Viernes, treinta de noviembre, vuelvo a casa después de un día de trabajo. De ocho a doce-veinticinco, cuatro sesiones de clase. Me desplazo hasta Valencia, de una a tres imparto un curso en un centro de primaria. Tres y media, como con los compañeros, hoy despedimos a Juan, se jubila. Me piden que diga unas palabras, improviso, esbozo un pequeño texto entre entrantes, paella y postre. Hablar de Juan es muy fácil, no es preciso forzar nada. Lee el resto de esta entrada »

Ocho y veinticinco de la mañana, diez minutos después de haber comenzado la clase dos alumnos se presentan en el aula, “¿podemos pasar?”, pongo cara de otra vez, tarde; sin decir nada, con un movimiento tal vez exagerado de la mano les invito a entrar. Se dan por aludidos, uno de ellos comenta airado “¡ay, no querrás que vengamos a las ocho!”. Me apetece contestar (no es la primera vez que llegan tarde), pero creo que sería un error hacerlo aquí y ahora, hay tiempo por delante. “Vale, siéntate, por favor, después hablamos”. El otro se dirige hacia su sitio con desgana, arroja la mochila sobre la mesa y, antes de sentarse, propina un ligero codazo al compañero que tiene al lado. Lee el resto de esta entrada »

“Hay un hecho en la vida del alumno que los profesores y padres prefieren silenciar, al menos delante de los alumnos. Y el hecho es que los jóvenes tienen que estar en la escuela, quiéranlo o no. En este aspecto los alumnos tienen algo en común con los miembros de otras dos instituciones sociales que implican una asistencia involuntaria: las prisiones y los hospitales psiquiátricos. Lee el resto de esta entrada »

Parece que hemos renunciado a llamar a las cosas por su nombre, hemos caído rendidos al encanto del eufemismo. Un recorte brutal es un ajuste; el despido de miles de trabajadores, una no renovación de contrato; el cierre de plantas hospitalarias y centros de salud, una optimización de recursos; Lee el resto de esta entrada »


Me apasiona la pedagogía, actividad a la que me he dedicado profesionalmente.
También me gusta opinar y debatir sobre temas de política y actualidad.
De estos dos intereses, y del deseo de no mezclarlos, aunque estén íntimamente relacionados, nacen estos blogs que te invito a descubrir, y en los que te animo a participar con tus comentarios.

Follow iessecundaria on WordPress.com

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a 942 seguidores más

TAMBIÉN LA EDUCACIÓN INFANTIL

Comentarios y reflexiones sobre:

You can read it in English

translate

Archivos

Carpe diem quam minimum credula postero

agosto 2020
L M X J V S D
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31