iessecundaria

El alumno canario

Posted on: 24 enero 2017

Resulta obvio afirmar que no existen dos alumnos iguales. Asumir esta realidad, abandonar todo intento por conseguir la uniformidad y aceptar el reto de trabajar en un aula diversa ayuda al profesorado a interpretar comportamientos a veces inexplicables del alumnado y facilita el descubrimiento de respuestas adecuadas a los mismos. En mi caso, además, la observación de estas diferencias me ha animado a la elaboración de una clasificación de perfiles que, aunque nada científica, me resulta de gran utilidad para la gestión diaria del aula.

Si hace algún tiempo describí al alumno invisible, hoy quiero hablarles del alumno canario.

il_340x270-1078777458_qnd7

Llega casi siempre tarde, entra al aula sin llamar, saluda mirando al suelo, sin prestarnos atención, a veces con un “¡eeeh!” muy largo, descarado, un punto provocador. Se dirige cansino hacia la última fila, tira la mochila al suelo, mueve la mesa a un lado y a otro hasta encontrar acomodo, arrastra la silla un poco, de una manera ruidosa y, cuando ya está seguro de que todos le hemos visto, se sienta, como si tal cosa.

A lo largo de la clase se va dejando notar: ¿me puedo sentar con alguien, que no he traído los libros?, ¿puedo salir al servicio?, ¿alguien me deja un pañuelo?, se me ha “reventao” el boli, ¿puedo lavarme las manos?, ¿quieres que vaya a por tiza?, ¿cuánto falta?, ¿qué hora es?  Y espera que alguien realice cualquier mínimo comentario, cada vez que él interrumpe, para saltar sin control y arruinarnos la clase.

Repite una y otra vez que se aburre, no parece interesarle nada de lo que se habla o se trabaja en el aula pero, sin embargo, de cuando en cuando alguna propuesta llama su atención, se implica, aunque solo sea un instante. Responde a alguna pregunta, sobre todo si sospecha que el alumno estrella no conoce la respuesta. Y opina, siempre que puede desarrolla su teoría sobre algún tema que piensa que sorprende a los demás.

c966a66d0527138dac9dfb479e01af6d

Aunque también disruptivo, como ellos, no debemos confundirlo con el alumno pasota, el figura, o el molesto.

Es importante, reveladora, su presencia en el aula. El comportamiento del alumno canario no advierte, como hacían antes estas aves, de un escape de grisú que obligaba a abandonar la mina; avisa de una fuga de ilusión, de un exceso de contaminación rutinaria, aburrimiento, desgana y frustración que amenaza a los habitantes del aula. Y nos invita, desde luego, a pensar, a imaginar escenarios y propuestas diferentes, pero no a echarlo a la calle para quedarnos tranquilos.

Anuncios

1 Response to "El alumno canario"

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Me apasiona la pedagogía, actividad a la que me dedico profesionalmente.
También me gusta opinar y debatir sobre temas de política y actualidad.
De estos dos intereses, y del deseo de no mezclarlos, aunque estén íntimamente relacionados, nacen estos blogs que te invito a descubrir, y en los que te animo a participar con tus comentarios.

Follow iessecundaria on WordPress.com

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 940 seguidores

TAMBIÉN LA EDUCACIÓN INFANTIL

Comentarios y reflexiones sobre:

PÚBLICA, GRATUITA, DE CALIDAD

You can read it in English

translate

Archivos

Carpe diem quam minimum credula postero

enero 2017
L M X J V S D
« Feb   Oct »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  
A %d blogueros les gusta esto: