iessecundaria

Nanoeducación

Posted on: 19 noviembre 2014

La ciencia y la tecnología descubrieron hace tiempo la importancia del estudio de lo pequeño, lo micro, para entender y explicar mejor lo macro. Nanociencia y nanotecnología se han convertido en campos de estudio con entidad propia, de la misma manera que en el ámbito de las letras, las artes o la economía adquieren importancia técnicas como las de los microrrelatos, microdibujos, o microeconomía. También en ámbitos tan relevantes como el social, el industrial o el de la salud, lo nano y lo micro han adquirido un protagonismo extraordinario. Así las cosas, ¿deberíamos plantearnos ya hablar de nanoeducación?

Cada vez que programamos actuaciones para mejorar el rendimiento del alumnado, diseñamos estrategias que faciliten la convivencia en las aulas, o pensamos en cómo promover la participación de familias, profesorado y alumnado en el centro, acudimos a las lineas gruesas de la ley de  educación, a pomposas reformas didácticas o a la redacción de grandes objetivos de centro y de departamento que, en la mayoría de los casos, se demuestran absolutamente ineficaces y aumentan nuestro nivel de confusión y frustración.

¿Por qué no nos planteamos analizar lo invisible, el pequeño detalle, lo aparentemente minúsculo, lo que imaginamos accesorio, aquello en lo que no repara el ojo apresurado del docente que ve cómo termina el trimestre y no puede acabar el tema tres?, ¿por qué no nos damos un tiempo, por qué no nos relajamos y pensamos que no importa tanto la cantidad, sino la calidad?

Hablemos de nanoeducación, de lo que parece insignificante, pero puede ser la causa de que no funcione lo macro, sin que podamos achacarlo a la mala redacción de una ley de educación. Del saludo antes de iniciar la clase, de la despedida al acabarla, del comentario banal pero intencionado que en un momento determinado anima una tarea tediosa, de la importancia de abrir un paréntesis en la clase para escuchar la queja, la propuesta, el comentario al margen de un alumno o alumna, de la contundencia de una mirada para afear una conducta, de lo ineficaz de un grito, un pulso dialéctico o una ironía a destiempo. Hablemos de sentimientos, de emociones, de empatía, de personas que tienen problemas, como nosotros, de intereses que no se ven satisfechos, de expectativas que no se ven cubiertas, de desencanto, de pérdida de la esperanza. Preguntemos y hagámoslo como una rutina más, qué le pasa al que se sienta y no habla, al que tiene la mirada perdida y no participa, al que,  en contra de lo que es habitual, no nos desmonta la clase (en este caso para felicitarlo, claro). No consideremos nunca que estos cinco o diez minutos que no hablamos “de lo nuestro”, supone perder el tiempo.

Ocupémonos de lo importante, las grandes teorías físicas, los complejos problemas matemáticos, las corrientes literarias, las escuelas filosóficas, o los acontecimientos históricos más relevantes, pero no olvidemos lo imprescindible, trabajamos con personas y, cuando hablamos de emociones, sentimientos, afectos, no valen los trazos gruesos.

7 comentarios to "Nanoeducación"

Esencial, esa nanoeducación de la que hablas. Quizá, macroeducación.

Reblogueó esto en Grupo de innovación e investigación pedagógica "Mestre Ripoll"y comentado:
“Nanoeducación” por @jpslatorre

[…] educativos eficaces?, Literatura y puertas giratorias, Contra la salvación, Cuando quiso recordar, Nanoeducación, Vergüenza, Casi lo habéis conseguido, ¿Ciudadanía […]

Se habla a menudo de las nuevas cosas que traen los tiempos modernos en todos los ámbitos que abarca la actividad humana. En temas educativos se habla mucho del poder de la acción tutorial, de los procesos mediadores, de técnicas de modificación conductual, de las habilidades en la entrevista o de la necesidad de mejorar competencias. Se habla insistentemente de aspectos relacionados con la nano o microeducación.
Pocas cosas , muy pocas, no estaban ya inventadas. Personalmente me atrae el prefijo micro más que el nano. Prefijo micro como parte de la visión global, del macro, del mega o del hiper. Tienen su sentido lógico, en contextos científicos la microcirugía, microbiología, microeconomía, microclimas o estudios microsociales. Pero me da la impresión de que, como en el Corte Inglés, para resaltar, promocionar y abrir nuevos campos e intereses, se reinventan demasiados conceptos.
Siempre ha habido grandes maestros que han desarrollado como nadie la entrevista, la negociación, los cambios y las soluciones partiendo de la lectura inteligente y sistemática de los pequeños detalles, gestos, silencios o segundas intenciones. Otra cosa es la necesidad e importancia de dar relevancia a lo que el bosque oculta en su interior, a hilar fino, a generar empatía o a entrever lo que no está a la vista. J Vaello nos habla de los microequipos de profesorado, elemento tan valioso como necesario para dar respuestas a situaciones que nos ocupan y preocupan a diario en el funcionamiento y estructuración de los profesionales en los centros educativos.
Pienso que deben armonizarse conceptos, de una parte la Educación como concepto macro por lo que significa y por las múltiples variables que conlleva, y de otra la visualización, el control y proceso de lo menudo. Como la motricidad gruesa y fina, necesariamente compatibles y complementarias para armonizar y dar sentido al todo.

Mónica, esa es la idea, conseguir el máximo a partir de pequeños logros, entender que los grandes objetivos solo son posibles si se cuidan los pequeños detalles.
Gracias, AM y “demasiadas palabras” por vuestros reblogs.
Juan, es cierto que todo está inventado, pero creo que necesitamos revisar y recrear algunos conceptos. Ahora que parece que la educación solo persigue como objetivo prioritario el de obtener buenos resultados en las pruebas PISA, un concepto macro, propongo echar el freno a esta carrera estúpida y centrarnos en las pequeñas cosas, las que de verdad educan, las que sirven para formar personas, ¿no es ese nuestro trabajo?

Juab tu artículo ratifica la idea de que la educación es formativa en la concepción de seres humanos, estoy convencida de que desarrollando empatía con nuestros estudiantes dejaremos una huella en su vida no para aumentar nuestro ego sino mas bien para desarrollar un mejor ambiente en el aula que ayude a su aprendizaje, es difícil tratar de avanzar en el desarrollo académico cuando estos seres humanos a los que nos dirijimos comparten con nosotros problemas comunes de nuestro contexto por ejemplo realidades económicas y también tienen sus propias dificultades, magnificadas por la falta de madurez o a veces orientación para superarlas. Pienso que este es el verdadero reto del docente que nunca debe olvidar su rol de motivador, guía o referente poniendo al alcance de nuestros educandos herramientas que les ayuden no solo en su aprendizaje académico sino también en su formación como seres humanos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Me apasiona la pedagogía, actividad a la que me dedico profesionalmente.
También me gusta opinar y debatir sobre temas de política y actualidad.
De estos dos intereses, y del deseo de no mezclarlos, aunque estén íntimamente relacionados, nacen estos blogs que te invito a descubrir, y en los que te animo a participar con tus comentarios.

Follow iessecundaria on WordPress.com

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 782 seguidores

TAMBIÉN LA EDUCACIÓN INFANTIL

Comentarios y reflexiones sobre:

PÚBLICA, GRATUITA, DE CALIDAD

You can read it in English

translate

Archivos

Carpe diem quam minimum credula postero

noviembre 2014
L M X J V S D
« Oct   Dic »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
A %d blogueros les gusta esto: