iessecundaria

Modelos de dirección: compromiso o dimisión

Posted on: 25 junio 2014

La dirección de un colegio o instituto supone un compromiso muy serio. Fíjense que digo compromiso y evito a propósito otros conceptos, como cargo, ejercicio o responsabilidad, a pesar del significado que también tienen estas palabras. El compromiso que voluntariamente adquieren quienes deciden optar al puesto no es únicamente con el alumnado, las familias o el profesorado del claustro, sino con ellos mismos y con el propio proyecto que han diseñado, un contrato de trabajo que deberían esforzarse en cumplir y en el que deberían intentar implicar a toda la comunidad educativa a la que pretenden representar.

Sin embargo, esta noble concepción del ejercicio de la dirección no siempre es la que motiva al aspirante a ocupar el cargo. Ambiciones personales, aspiraciones profesionales, intereses particulares ajenos a cualquier anhelo pedagógico son prioritarios, a veces, a la hora de adoptar la decisión.

El motivo que justifica el paso que se da es importante, tanto o más que el propio proyecto que se presenta, y resulta decisivo en el modelo de colegio e instituto que el director o directora pretenda promover. Por ejemplo, no conozco un solo proyecto de dirección que no contemple como objetivo prioritario el de fomentar la participación del alumnado, las familias y el profesorado, el de animar la colaboración con instituciones y organismos municipales, el de impulsar la coordinación del profesorado, el de conseguir un buen clima de convivencia en el centro, o el de facilitar el desarrollo de programas de innovación y renovación pedagógica. Todos sabemos qué escribir en un proyecto para que quede fetén. ¿Y, después, qué?

Después, el elegido descubre que en el centro educativo existen intereses cruzados, desintereses, ganas y desganas, profesores, alumnos, padres y madres activos, proactivos, pasivos y propasivos (con permiso de Nelida Zaitegui), conflictivos, pasotas, quemados… Y aquí es donde entra en juego el compromiso, o la dimisión del cargo sin abandonar el puesto.

El director comprometido se empeñará en desarrollar su proyecto, aquél que un día le ilusionó y con el que pretendió ilusionar a todos, encarando con coraje las dificultades que se le presenten. El director dimisionario, aquel que probablemente jamás creyó en proyecto alguno y siempre pensó en la dirección como un cargo del que servirse y no como un destino desde el que servir a los demás, renunciará.

Seguirá elaborando programaciones generales anuales en las que propondrá más coordinación, participación y colaboración, continuará rellenando papeles que le soliciten desde la administración, convocará las reuniones a las que legalmente esté obligado y permitirá que el colegio o instituto funcione por pura inercia, sin nervio, de manera rutinaria. Evitará el debate, así nadie podrá alterar el orden establecido ni cuestionar el modelo, el del centro y el de la administración educativa que le ha nombrado. Creará camarillas, cederá a los caprichos y pretensiones de un departamento para que, llegado el caso, le apoye ante las reivindicaciones y reclamaciones de otros. Se desentenderá de lo importante y “reflexionará” sobre lo accesorio, aportará datos, pero no facilitará su análisis ni el estudio de las causas por las que se producen, solicitará propuestas, pero no creará cauces ni procedimientos adecuados para hacerlas efectivas, convocará reuniones en horarios que hagan imposible tratar los temas que se proponen con tiempo y calma, presentará documentos con acuerdos de claustro o Consejo Escolar que no figuran, sin embargo, en acta alguna de estos órganos de gobierno, se cargará las actuaciones de verdadera coordinación y colaboración que se hubieran desarrollado en el centro hasta su llegada y facilitará, en fin, que el centro caiga en un sopor insoportable del que únicamente despertará cuando, de manera esporádica, voluntariosas iniciativas aisladas de profesores consigan hacer latir, de nuevo, su corazón agotado.

El director dimisionario, que no entiende de compromiso ni honestidad profesional, nunca abandona su puesto, sin embargo. La paga merece la pena y, una vez que se ha conseguido anestesiar al claustro, tampoco al profesorado le interesa plantear problemas, así se vive tranquilo. ¿Es ésta la escuela pública que decimos defender?, ¿son estos los modelos de dirección y participación del profesorado que ayudarán a prestigiarla?

3 comentarios to "Modelos de dirección: compromiso o dimisión"

Reblogueó esto en Grupo de innovación e investigación pedagógica "Mestre Ripoll"y comentado:
Por Juan Pedro Serrano Latorre.

Uf, veo que este curso ha sido igual, en algunos aspectos.
Comparto.

Gracias, A.M. por rebloguear.
Mónica, ¿qué te hace pensar que me refiero al ies? Pero ya que lo sugieres, te diré que, en mi opinión, cuando no se hace nada para conseguir que algo mejore lo normal es que empeore, no que continúe igual. Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Me apasiona la pedagogía, actividad a la que me dedico profesionalmente.
También me gusta opinar y debatir sobre temas de política y actualidad.
De estos dos intereses, y del deseo de no mezclarlos, aunque estén íntimamente relacionados, nacen estos blogs que te invito a descubrir, y en los que te animo a participar con tus comentarios.

Follow iessecundaria on WordPress.com

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 782 seguidores

TAMBIÉN LA EDUCACIÓN INFANTIL

Comentarios y reflexiones sobre:

PÚBLICA, GRATUITA, DE CALIDAD

You can read it in English

translate

Archivos

Carpe diem quam minimum credula postero

junio 2014
L M X J V S D
« May   Jul »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  
A %d blogueros les gusta esto: