iessecundaria

Y tú, ¿nunca has pecado?

Posted on: 12 febrero 2014

¿Alguna vez te has sentido feliz ante el examen en blanco de un alumno o alumna y has pensado “mejor, así termino antes”?

¿Has notado el placer de tachar en rojo una respuesta errónea, o encuadrar en el folio la nota de un examen por debajo de cinco?

¿Te has sentido frustrado al comprobar que ese alumno que tan poco te gusta ha aprobado tu examen?

¿Te has sentido aliviado al ver que un estudiante al que has suspendido suspende cuatro más, tal como imaginabas, o incluso deseabas?

¿Has experimentado el poder de hacer callar a quienes te incomodan, o pretenden saber más de lo que tú sabes, con tan solo una frase: “porque lo digo yo”?

¿Te ha importado un bledo llegar un día a clase sin nada preparado, sin saber qué hacer, ni ganas de saberlo?

Es posible que pienses que solo un indecente podría experimentar sensaciones como éstas, o que solo un docente mercenario, no un profesor honesto, sentiría algo así. Te pido, en ese caso, que no te indignes tanto, que no te sorprendas, reflexiona un momento sin prejuicios, sin miedo y, después, sé sincero o sincera: ¿no se te ocurre nada que añadir a esta lista?, ¿no has vivido jamás uno de esos momentos?, ¿nunca te han comentado compañeros de claustro algún inconfesable sentimiento como éstos?

Somos seres humanos, criaturas imperfectas que tienden al pecado. La tentación es fuerte, débil la resistencia. El problema no es que hayamos sucumbido alguna que otra vez, la cuestión es si ya hemos atravesado el punto de no retorno en el que sentimientos similares a éstos son norma, no excepción. ¿Qué podemos hacer, llegados a ese punto? En mi opinión, dos cosas, ser honestos, valientes y obrar en consecuencia, o aguantar el tirón, asumir sin complejos que se es un sinvergüenza y tratar de no hundir más de lo necesario una profesión noble que no nos merecemos.

9 comentarios to "Y tú, ¿nunca has pecado?"

Más de una vez…

Bueno, yo te absuelvo, compañero y, como sé que estás arrepentido, no te impongo penitencia.

Tal y como están las cosas, que a veces no podamos dar más de lo que tenemos, es para esperar una absolución papal directa, ja ja ja ja. Un cordial saludo colega (soy de Matemáticas).

Después de tantos años en las aulas cualquiera ha almacenado infinidad de situaciones, anécdotas, episodios y comportamientos de todo tipo. Si algo debe definir a un docente es, entre otras cosas, el sentido de la autocrítica y la responsabilidad. Si analizamos ese “ background “ caeremos en la cuenta de que muchos docentes no son “ decentes” por sus comportamientos, por su soberbia, por su irresponsabilidad y por su menosprecio a los destinatarios de sus actuaciones profesionales. Yo he vivido secuencias – me vais a permitir que las cite tal cual sucedieron – porque son de una vergüenza infinita:
o Una niña de 12 años tropieza con el profesor involuntariamente. Este se gira y elevando la voz le dice “ Te voy a pegar una hostia que se te van a caer las bragas al suelo”.
o Un profesor dice al alumnado de un grupo aula “ Vuestro tutor ( un servidor ) pretende que yo no fume en la clase. ¿Quién coño es él para intentarlo? Es un hijo de puta y el director que le apoya es un mierda, un enano, no sé cómo su mujer se acuesta con él.
o Un profesor comenta al AMPA cuando le pidieron cuentas “ Yo no hago exámenes ni pruebas escritas porque en clase somos muy demócratas. El alumnado ha votado y la mayoría ha decidido que no se hacen “ Esa es la razón.
o Un alumno ( en el mes de mayo ) me comenta a mí: “ Ay, D Juan que morro tiene D _____, me ha dado las llaves de su armario de clase para que le cogiera una cosa y en un cajón estaban, sin corregir, todos los exámenes desde septiembre. Nos ha puesto notas y no ha corregido ninguno.
o Le digo a un profesor que no utilice términos groseros, no grite ni menosprecie, no insulte y no fume ante sus alumnos. Me responde: “ Mis alumnos, como mis hijos, hacen lo que yo digo y ordeno, no lo que yo hago”-
o………………………………………………………………………………..
Todo esto, sin duda, duele, molesta, te quita el sueño y te avergüenzas de lo que hay y de la trascendencia que esto tiene en la práctica diaria. Paralelamente hay que considerar que el síndrome del “ burn-out” es un hecho. Toda esta miseria nos desprestigia y lo pagamos todos pero a mí siempre me ha servido, al menos, para tener bien claro qué es lo que nunca haré y siempre señalaré cuésteme lo que me cueste.
En todas las actividades laborales hay de todo pero en esta, los irresponsables se hacen de notar como “ elefante en la cacharrería “.

No están mal los ejemplos, Juan. Creo que todos los que llevamos años en la enseñanza podríamos relatar situaciones semejantes a las que señalas, o más fuertes. Afortunadamente, como bien apuntas, se trata de excepciones, aunque es cierto que nos desprestigian a todos. En fin, de eso va el texto, de los descuidos que podemos cometer en un momento dado que, si son solo ocasionales e involuntarios, aun resultando absolutamente reprobables, pueden ser reconvertidos y ¿perdonados?, pero si se trata de comportamientos habituales, hay que cortarlos de raíz.

Siempre das en el clavo. Claro que alguna vez he sentido esas miserias. Pero me alegra decir que, afortunadamente, siguen siendo excepcionales y no me siento, en absoluto, orgullosa de ello. Espero no haber llegado al punto de no retorno.
Sobre esos comportamientos que comentáis… Lamentables. Sea en el trabajo que sea. Pero mucho más en el nuestro, dedicado a formar personas. ¿Cómo alguien así podría hacerlo? Se ven, tal como dice Juan, cual elefantes.

Bueno, Mónica, seguro que lo tuyo son pecadillos veniales. Esos no cuentan. En cuanto a tus dudas respecto a que alguien que se dedica a formar personas pueda tener comportamientos como los que describe Juan, tal vez hayas dado tú misma con la clave: ¿Todos y todas estamos de acuerdo en que nuestro trabajo incluye la formación de personas?

Es algo sobre lo que volvemos muchas veces, cierto. Por un lado, se supone que la educación viene de casa y de Primaria. Y en Secundaria nos dedicamos a los conocimientos, procedimientos… Digamos, cuestiones más académicas.
Pero el simpe hecho de estar con chavales que se están formando, creciendo como personas, hace que no puedas evitar contribuir a ello. Puede que no quieras hacerlo, pero lo haces. Incluso a tu pesar, que quizá sea el caso de los ejemplos que comentábamos. Solo que ellos van en sentido opuesto al deseado, claro.
Puede que seas consciente y lo hagas lo mejor posible, como sin duda es el caso de la mayoría de nosotros; independientemente de que quizá te equivoques casi tantas veces como aciertas.
Pero no dejas de ser siempre un modelo, para bien o para mal. Creo que todo educa a las personas, todo lo que nos rodea y durante toda la vida. Y puede contribuir a que seamos personas bien educadas o maleducados.
A saber qué “educó” a esos “profesores”, que ni siquiera aprendieron a tener un mínimo de respeto por las demás personas. Para mí, el pilar básico de una sociedad.

Absolutamente de acuerdo, Mónica, respeto. A ver si de tanto exigirlo a nuestros alumnos hemos olvidado que también ellos lo merecen. Y no me refiero, desde luego, solo a la manera como les hablamos o los tratamos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Me apasiona la pedagogía, actividad a la que me dedico profesionalmente.
También me gusta opinar y debatir sobre temas de política y actualidad.
De estos dos intereses, y del deseo de no mezclarlos, aunque estén íntimamente relacionados, nacen estos blogs que te invito a descubrir, y en los que te animo a participar con tus comentarios.

Follow iessecundaria on WordPress.com

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 782 seguidores

TAMBIÉN LA EDUCACIÓN INFANTIL

Comentarios y reflexiones sobre:

PÚBLICA, GRATUITA, DE CALIDAD

You can read it in English

translate

Archivos

Carpe diem quam minimum credula postero

febrero 2014
L M X J V S D
« Ene   Mar »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
2425262728  
A %d blogueros les gusta esto: