iessecundaria

Las cosas del querer

Posted on: 30 enero 2014

Arantxa me alegró el día, la semana y, probablemente, todo el segundo trimestre, sin que fuera consciente de ello. O sí.

Era viernes, una y pico de la tarde, no había salido del aula desde las ocho y cuarto de la mañana. Todos estábamos cansados y aún nos quedaba una clase. Como sé que a esa hora no es fácil mantener la motivación y el interés del alumnado, había preparado una sesión más relajada, sin libro de texto ni pesados ejercicios en la libreta. Pero no fue suficiente. Después de varias llamadas de atención sin resultado positivo alguno, interrumpí la clase y traté de explicarles lo mal que me sentía al comprobar lo poco que valoraban mi trabajo, el tiempo y el esfuerzo que había invertido en preparar para ellos las actividades que ahora despreciaban. Me dejé llevar por ese punto histriónico que acabamos adquiriendo la mayoría de docentes, con semblante serio y gesto preocupado les pedí que intentaran ponerse en mi lugar, me dijeran cómo creían que se sentirían ellos en una situación similar y pensaran que con su actitud corrían el riesgo de convertirme en el profesor que no quería ser y ellos no desearían tener. “Tal veza partir de esta clase me ocuparé más de mí y menos de vosotros”.

“No lo harás”, dijo Arantxa. “¿Por qué no? Para mí es más cómodo sentarme, pedir que completéis seis o siete ejercicios del libro, corregirlos y a otra cosa”. “Pero no lo harás”, insistió, esta vez apoyada por Lucía. “¿Por qué estás tan segura?” “Porque nos quieres”.

Arantxa y Lucía no leerán este artículo, no sabrán, por tanto, lo feliz que me hicieron. Pasamos tantas horas profesores y alumnos encerrados en clase, estudiando funciones, análisis sintácticos, placas continentales, químicas orgánicas, o presentes perfectos, que no nos queda tiempo para tratar cuestiones de verdad importantes. ¿Qué hay de los sentimientos?, ¿qué de las emociones?

A veces, nuestras aulas son espacios sin vida. Menos mal que hay alumnos que aprenden más allá de lo que nos ordenan que debería enseñarse, que saben descubrir lo que, como se ve, aunque nos empeñemos, no resulta posible ocultar en la clase.

7 comentarios to "Las cosas del querer"

Una de las mejores cosas de esta profesión es que nos encontramos en un aprendizaje constante, incluso cuando nuestros propios alumnos nos recuerdan que somos, estamos y llegamos… aunque un viernes a última hora sea demasiado duro hasta para la hormona más madura. Cuando pasa, todo merece la pena.

¡Buen fin de semana!

Que buen es acordarnos , y sobre todo que los alumnos se acuerden , de que un buen
profesor tiene un gran corazón

Así es, maestroexiliado, esta profesión es extraordinaria, a pesar del empeño de algunos por complicarla con leyes absurdas y hacerla casi imposible con sus recortes y estúpidas decisiones. Sí, se aprende tanto, si es que no crees que ya lo sabes todo, de la relación con nuestros alumnos.
Hermelinda, creo que tú, como yo, no hemos olvidado nunca a ese puñado de maestros que nos enseñaron tantas cosas, además de su asignatura. En mi caso, a muchos de ellos les debo pensar como pienso y hacer lo que hago.

La actividad educativa se enmarca en el campo de las relaciones sociales donde la comunicación, los afectos, las emociones, la paciencia, la cercanía y empatía son requisitos imprescindibles para interactuar, estimular y propiciar aprendizajes. No hay un solo día que pase sin que hayamos, todos, extraído una experiencia, una lección que incorporar a nuestras vidas. Experiencias que nos hacen crecer en lo personal y también en lo profesional si somos abiertos, cercanos, permeables y humildes. En ocasiones, en el transcurso de una sesión, en la despedida de nuestro alumnado al finalizar un ciclo o treintaitantos años después, podemos recoger hermosos frutos. La compensación se puede concretar en una mirada cómplice, un reconocimiento verbal, un abrazo, un gesto de sinceridad o un agradecimiento por cualquier cosa. Nuestros alumnos no tardan en conocernos, catalogarnos, ponernos una etiqueta y una valoración. Más a menudo de lo que deseamos, algunos disgustos, contratiempos y contrariedades se cruzarán en nuestro camino. No obstante, lo que sí debemos tener claro es que la consideración y el respeto no los ganaremos con nuestros títulos o nuestro rol profesional. Es evidente que no todo el mundo es competente para este trabajo ni tampoco es un asunto de aplicar buena voluntad.

¡Mira que son largos los jodíos…! (jeje) Nunca dejan de asombrarte.

Reblogueó esto en Grupo de innovación e investigación pedagógica "Mestre Ripoll"y comentado:
Por Juan Pedro Serrano:

Así es, Juan, que los alumnos nos respeten o no depende de muchas cosas, por ejemplo, de la capacidad que tengamos para incorporar a nuestra programación cuestiones relacionadas con las emociones y los sentimientos y del tipo de relaciones que seamos capaces de mantener en el aula integrando estos conocimientos. Antes que alumnos y profesores somos personas.
Arnaldo, desde luego que sí, afortunadamente, no dejan de asombrarnos. ¿Tendremos también nosotros la capacidad de asombrarlos a ellos?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Me apasiona la pedagogía, actividad a la que me dedico profesionalmente.
También me gusta opinar y debatir sobre temas de política y actualidad.
De estos dos intereses, y del deseo de no mezclarlos, aunque estén íntimamente relacionados, nacen estos blogs que te invito a descubrir, y en los que te animo a participar con tus comentarios.

Follow iessecundaria on WordPress.com

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 782 seguidores

TAMBIÉN LA EDUCACIÓN INFANTIL

Comentarios y reflexiones sobre:

PÚBLICA, GRATUITA, DE CALIDAD

You can read it in English

translate

Archivos

Carpe diem quam minimum credula postero

enero 2014
L M X J V S D
« Dic   Feb »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  
A %d blogueros les gusta esto: