iessecundaria

¡Disciplina, puñetas, disciplina!

Posted on: 16 septiembre 2013

No hay colegio o instituto que se precie que no establezca como señas de identidad en su proyecto educativo algunos de los siguientes principios: democrático, participativo, motivador, integral, tolerante, inclusivo, abierto al medio, pluralista, acogedor, creativo, o cualquier otro que se nos haya ocurrido, igual de maravilloso.

Sin embargo, apuesto a que, salvo honrosas y escasas excepciones, no existe demasiada correspondencia entre las nobles intenciones que expresan los papeles y el funcionamiento ordinario de vuestro centro, la organización del profesorado, la programación de actividades, o los modelos efectivos de participación de las familias, el alumnado y el profesorado.

Así sucede también en mi instituto, en el que no puedo decir que no se intente conseguir por parte de casi todos un mínimo de coherencia entre lo que se dice y se hace. Pero no parece tarea fácil y, como a tantos otros, también se nos ve el plumero.

Fijaos, por ejemplo, en uno de los dibujos que se han elegido para ilustrar la agenda del alumnado este curso. Documento escaneado¿Verdad que no parece el más adecuado? No porque no se deba pedir a los alumnos que escuchen a sus profesores, de la misma manera que es exigible al profesorado que atienda a sus alumnos, sino por el mensaje subliminal (o muy explícito, según se mire) que transmite.

O nos traiciona el subconsciente, o es cosa del inconsciente colectivo pero, si como parece probable que suceda, los alumnos se quedan con el dibujo y olvidan leer el texto en el que les explicamos lo demócratas, participativos, tolerantes y acogedores que somos, ¿qué recadito les estamos enviando en realidad? ¿Podemos resultar contradictorios?

Los docentes hemos aprendido a ser políticamente correctos, sabemos qué decir y qué escribir en los papeles, pero no siempre sabemos o estamos dispuestos a aplicar lo que decimos y escribimos. ¿De verdad, nos creemos todas esas mandangas de la democracia, la participación, la igualdad y demás moderneces con las que adornamos nuestros proyectos educativos? Si es así, ¿por qué encuentro tan pocas diferencias reales entre la escuela a la que asistí y la escuela en la que ahora ejerzo?

Disciplina, puñetas, disciplina que, además de facilitarnos el trabajo, es lo que más parecen valorar muchas familias en estos tiempos revueltos que vive la educación.

Anuncios

2 comentarios to "¡Disciplina, puñetas, disciplina!"

Reblogueó esto en Grupo de innovación e investigación pedagógica "Mestre Ripoll"y comentado:
Por Juan Pedro Serrano.

Son muchos los retos que plantea la educación pero, sin duda que el establecimiento y consolidación de un razonable clima de convivencia para posibilitar los otros procesos, se convierte en el mayor quebradero de cabeza que enfrentamos los educadores.
Hemos pasado de un sistema restrictivo, coercitivo, imperativo y a veces con episodios de cierta violencia y malos tratos a casi todo lo contrario. Asunto difícil para los profesionales de la educación que deben adaptarse con capacidad camaleónica.
Lo triste de todo esto es que, en alguna medida, seguimos a piñón fijo, haciendo lo mismo de siempre y pensando en que la autoridad debe imponerse como la lógica. Pero no es así, la autoridad nos la debemos ganar día a día y habrá que pensar en modificar y actualizar metodologías y estrategias. No se pueden arreglar siempre los coches con una llave inglesa y poco más. Los tiempos son otros y aunque los acontecimientos y la realidad nos atropellen en ocasiones, debemos adaptarnos para ser eficaces, sobrevivir en este ambiente y ser felices en nuestro trabajo.
Para ello se deberá trabajar en tener claro quiénes somos y hacia dónde vamos. Tendremos que llegar a acuerdos, aplicar criterios parejos, establecer normas básicas y acotar los límites. La labor tutorial, aplicación de premios y sanciones, relación con las familias, diálogo y negociación, participación de todos, sentido de la humildad pidiendo apoyo al equipo docente, protagonismo de la comisión de convivencia, preparación de los equipos directivos…son fundamentales.
Cuando en una familia no hay comunicación, no se fijan claramente las normas y responsabilidades, no se sabe premiar ni sancionar y los padres tienen criterios diferentes, ya sabemos lo que ocurre. El centro educativo es un lugar de encuentro, de trabajo común y de necesaria vinculación a criterios en el ámbito de un trabajo en equipo.
No caigamos en los errores de esas familias aludidas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Me apasiona la pedagogía, actividad a la que me dedico profesionalmente.
También me gusta opinar y debatir sobre temas de política y actualidad.
De estos dos intereses, y del deseo de no mezclarlos, aunque estén íntimamente relacionados, nacen estos blogs que te invito a descubrir, y en los que te animo a participar con tus comentarios.

Follow iessecundaria on WordPress.com

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 949 seguidores

TAMBIÉN LA EDUCACIÓN INFANTIL

Comentarios y reflexiones sobre:

PÚBLICA, GRATUITA, DE CALIDAD

You can read it in English

translate

Archivos

Carpe diem quam minimum credula postero

septiembre 2013
L M X J V S D
« Jul   Oct »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  
A %d blogueros les gusta esto: