iessecundaria

El profesor idiota

Posted on: 5 junio 2013

Mientras introduce en la página de la Consejería de Educación las respuestas de la prueba diagnóstica que se ha pasado al alumnado de 2º de ESO, el profesor recuerda otro tiempo en el que su trabajo le hacía feliz. Hoy, después de dos horas sentado ante el ordenador, tecleando de forma mecánica las sesenta y tres elecciones a preguntas concretas y el texto de noventa palabras que ha escrito cada uno de los veintiocho alumnos que le ha correspondido corregir, se siente como un auténtico idiota.

Idiota, por haber creído que la educación podía cambiar a las personas y, a través de ellas, transformar una sociedad confundida que trataba de olvidar la pesadilla de casi cuarenta años de brutal dictadura.

Idiota, por haber pensado que contribuiría a alcanzar este objetivo si se entregaba en cuerpo y alma a su trabajo, que concebía como una oportunidad de generación de todo tipo de proyectos de emancipación, liberación, democratización o socialización de familias y alumnado con los que trabajaba, aun a costa de olvidar reclamar y consolidar sus propios derechos profesionales y laborales.

Idiota, por no haberse dado cuenta a tiempo de que lo que se esperaba de él no era que formara o educara a sus alumnos, sino que les instruyera en técnicas de aceptación de lo inevitable, la resignación y el conformismo.

Idiota, por haber sido durante años pieza clave en el proceso de lobotomización ideológica de varias generaciones de jóvenes que habían confiado en él y ahora se encuentran inermes ante el brutal ataque del que son objeto por parte de los poderes de siempre.

Idiota, por no haber sabido defender a tiempo las pocas mejoras laborales que había conseguido a lo largo de años de sacrificio y lucha desigual contra el ninguneo de las administraciones educativas, la incomprensión de la sociedad para la que creía trabajar y el desesperante desinterés de muchos de sus estúpidamente aburguesados compañeros.

Idiota, por no plantarse de una puñetera vez y negarse a perder el tiempo de la manera tan vergonzosa como lo estaba haciendo ahora, ocupado en una tarea burocrática, absurda, del todo ajena a lo que siempre había pensado que era su trabajo y que no serviría para nada.

Idiota, por no boicotear de alguna manera este ridículo proceso de etiquetado de alumnos y centros educativos, en el que no todos jugamos con las mismas reglas, que solo sirve para hacer evidentes las contradicciones e incoherencias de un sistema educativo discriminatorio e injusto.

Idiota, por no mandar a hacer puñetas a una administración educativa a la que solo preocupa la prensa, que vive obsesionada por la publicidad, a la que la educación le importa un pito y que, una vez analizados los resultados, no invertirá un solo euro para mejorarlos.

Idiota, por reconocer que lo es y continuar, a pesar de todo, sin oponer la más mínima resistencia, con su tristísima labor de autoidiotización e idiotización social.

Anuncios

7 comentarios to "El profesor idiota"

Acabada tu reflexión sobre las pruebas diagnósticas me ha venido a la memoria el comienzo de la canción de Lolita Garrido.

“Eres tonto, muchacho, tu eres tonto
Y en tu casa lo tienen que saber,
Porque aquí estamos hartos de saberlo
Que eres tonto y qué le vas a hacer.”

Parece evidente que el ministro Wert y sus consejeros autonómicos, como dice la canción, lo saben y así nos va.

Saben bien que la educación SÍ que cambia a una sociedad, por eso todos estos cambios de leyes, recortes, segregaciones de todo tipo.

Saben que, aún sin dinero para la escuela pública, te entregarás más si cabe a tu labor.

Saben que somos transmisores de ideología y no les gusta la de la pública porque no la controlan. Es mucho más fácil controlar una concertada o privada que ya saben que ideología tienen.

Saben que no se boicotearan las pruebas, pero sería fácil hacerlo. Acuerdo en los centros de teclear todas las repuestas correctas a todo el alumnado, o todas erróneas.

La canción acababa: “Eres tonto, y no hay nada que hacer”

Aquí es donde ellos se equivocan. Queda mucho por hacer. Las malas condiciones sociales, económicas, entre otras que sufre buena parte del alumnado, sobre todo público, junto a la labor comprometida con la justicia y la verdad del profesorado darán sus frutos.

B. Cellini

http://scientiablog.com/2013/06/07/una-puta-mierda/

Profesores como vosotros emocionan. Gracias.

Espero que tengas razón, Juan Sintierra, que el profesorado sea capaz de mantenerse firme, a pesar del mal trato que está soportando, pero no será fácil. Tanto recorte, tanto desinterés y tanto empeño administrativo por cargarse la educación pública, la de todos, la que no gusta a los gobernantes, como señalas, porque transmite valores que no favorecen sus objetivos, termina por pasar factura en los claustros.
Seguiremos luchando, sin duda, intentando no perder la esperanza y comprometiéndonos con el trabajo que elegimos y que todavía nos ilusiona, pero la carga se hace cada vez más pesada. A veces, tengo la sensación de que nos están ganando.
Regina, gracias por el inmerecido piropo. He leído el artículo del enlace que adjuntas, genial. Pero qué poso de amargura deja, qué rabia, cuánta tristeza y qué ganas de esforzarse por evitar situaciones como la que describe, cada vez más generalizada.

Qué rabia me produce tanto tiempo malgastado, tanta burocracia inútil! Qué lugar tiene en nuestra sociedad la transmisión de los auténticos valores, la solidaridad, el respeto mutuo, la aceptación de la diferencias, la alegría de conversar con el maestro, conocer nuestro mundo?
Seguiremos dedicando nuestro tiempo a estas cosas, “ellos” no ganarán si no se lo permitimos!

Así es, Erika, los administradores educativos están más interesados en hacernos perder el tiempo que en permitir que nos dediquemos en cuerpo y alma a lo que se supone que es nuestro trabajo: educar. No te quepa duda, esta decisión no es casual.
Muchísimos docentes seguiremos empeñados en evitar el desmantelamiento de la educación pública, pero se necesita el apoyo de toda la sociedad para conseguirlo, a fin de cuentas, es la sociedad misma quien perderá, si se pierde el derecho de todos a una educación de calidad.

Regina, no nos extrañe lo que esta pasado en la Universidad. La quieren sólo para ellos. Este curso han dado el primer hachazo con la subida de las tasas y recortes de becas. A los osados estudiantes que se atrevieron a matricularse y pagar el primer plazo de matrícula con gran esfuerzo de ellos y sus familias, les esperaba el segundo plazo en una situación económica todavía más difícil. Esto es lo que se nos cuenta en http://scientiablog.com/2013/06/07/una-puta-mierda/.

A mí lo que extraña, y no es una crítica sino una reflexión, es que a un alumno de las características que se menciona en el blog no se le de M.H. No deja de sorprenderme ese profesorado que se deshace en elogios de algunos de sus alumnos, que los presentan a premios, que dan un currículo uno o dos años superior al que les corresponde, que son comprometidos, solidarios, etc., etc., pero luego no les ponen 10, argumentando que la nota es 9.6 o 9.7, pero el redondeo es a 9. Con ello lo que se consigue y más en la situación que vivimos ahora, es ayudar a excluir del sistema de educación a los mejores pero que no disponen de recursos.

Y volviendo a lo anterior, el señor ministro esta preparando el segundo hachazo, por si queda alguien de clase humilde con notas de 9 o más – pero sin llegar al 10 que le daría derecho a la M.H. El curso 2013-14 recorta aún más el número de becas, baja la cuantía y endurece las condiciones para acceder a ellas. Había más oportunidades en pleno franquismo. Lo quieren todo, poder, dinero, la Tv, la sanidad, la educación.

Juan Pedro, hay que resistir, y en el aula. Yo no entendía porqué mi profesor de francés en 5º de bachiller nos ponía canciones de Brassens, Leo Ferre o Fean Ferrat y nos hacía traducir la letra y nos preguntaba que querían decir determinadas estrofas, si encontrábamos paralelismos, etc., y no utilizábamos el libro de texto y veíamos la literatura francesa, Moliere, Balzac y toda la “colla”. Entendí algunas cosas al año siguiente y al siguiente y en la universidad lo entendías todo.

Quizás hayan ganado esta batalla pero no la guerra. Cambiando un poco las palabras de Gabriel Celaya, “el aula es un arma cargada de futuro”. Llevemos la prensa, comentemos las noticias, pongamos canciones que denuncian las situaciones cotidianas, noticias de TV. Con ese tipo de material se puede dar cualquier materia y cumpliendo con el currículo, eso que tanto les gusta a buena parte del profesorado y a la administración, pensado que si lo das no das otras cosas.

B. Cellini.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Me apasiona la pedagogía, actividad a la que me dedico profesionalmente.
También me gusta opinar y debatir sobre temas de política y actualidad.
De estos dos intereses, y del deseo de no mezclarlos, aunque estén íntimamente relacionados, nacen estos blogs que te invito a descubrir, y en los que te animo a participar con tus comentarios.

Follow iessecundaria on WordPress.com

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 941 seguidores

TAMBIÉN LA EDUCACIÓN INFANTIL

Comentarios y reflexiones sobre:

PÚBLICA, GRATUITA, DE CALIDAD

You can read it in English

translate

Archivos

Carpe diem quam minimum credula postero

junio 2013
L M X J V S D
« May   Jul »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
A %d blogueros les gusta esto: