iessecundaria

Desobedecer es mi deber

Posted on: 22 mayo 2013

La desobediencia civil es un deber, cuando tratan de imponernos leyes injustas, dictadas por gobiernos que actúan, a sabiendas, en contra del sentido común y de los intereses de la mayoría de los ciudadanos, con la única finalidad de favorecer a minorías influyentes cercanas al poder y a poderosos grupos de presión que persiguen solo su propio beneficio.

Por eso, se hace necesaria la desobediencia civil activa contra la LOMCE, la ley de educación que el ministro tertuliano Wert ha consensuado con la conferencia episcopal y empresarios oportunistas en busca de negocio.

desobediencia-civil-21. Porque no es de sentido común, ni resulta admisible, que se pretenda reducir el fracaso escolar de nuestros alumnos aumentando el número de horas de religión católica y equiparando la nota de esta asignatura-catecismo con el resto de materias del currículo.

2. Porque no se garantiza el derecho constitucional a recibir una educación gratuita y de calidad, si se abandona la escuela pública y se privatiza la enseñanza.

3. Porque la educación, que debería promover la igualdad, la justicia y la libertad de las personas, se convertirá con esta ley en un instrumento de discriminación social, arbitrariedad y adoctrinamiento.

4. Porque no mejora la vigente ley, no aborda los problemas reales de la educación, no plantea soluciones a las necesidades del alumnado, ni a los retos con los que se enfrenta cada día el profesorado y nos devuelve a los años más tenebrosos de la dictadura Franquista, al permitir que los obispos impongan su moral particular a toda la ciudadanía.

5. Porque, a pesar de presentarse como una ley de educación, la educación es lo que menos le importa, se trata solo de una excusa para completar la revolución ideológica de la derecha española, la más cavernícola y rancia de toda Europa.

Por todo ello, considero que los docentes comprometidos con nuestro trabajo y la sociedad a la que servimos tenemos la obligación de luchar con todos los medios a nuestro alcance, para evitar la aprobación de la LOMCE, y desobedecerla abiertamente, si un día llegara a implantarse.

Mi apuesta por la insumisión frente a este engendro legal del ministro Wert es un ejercicio de responsabilidad profesional y social, no una rabieta ocasional. No puedo soportar este ataque brutal contra el derecho de todos los ciudadanos a una educación pública, laica, de calidad que, además de proporcionar una formación integral, les prepare para defenderse de la manipulación, los abusos y la sumisión absoluta a la que pretenden someternos los indocumentados meapilas que nos gobiernan. Por eso, es un deber para mí desobedecer la ley Wert.

Anuncios

5 comentarios to "Desobedecer es mi deber"

[…] Publicado por: Juan Pedro Serrano en: 22 mayo 2013 […]

Yo también creo como tu en la desobediencia civil contra la ley Wert. La pregunta es cómo desobedecemos. Y mas aún cómo desobedecemos en nuestro instituto. Un abrazo.

Subscribo la primera frase “La desobediencia civil es un deber, cuando tratan de imponernos leyes injustas”. Pero yo no estoy tan seguro “de que actúan en contra de la mayoría de los ciudadanos”, porque no olvidemos que dentro de esa mayoría también hay una mayoría que les votaron. Es de suponer que esa mayoría que les dio el poder sabían lo que votaban, si no es así es que el país sufre una gran incultura, de todo tipo, y por eso han aprobado la LOMCE, para mejorar las estadísticas y los niveles educativos y culturales.

No se si tengo que luchar a favor de esa mayoría que ahora se ve decepcionada por lo que votó. Estando de acuerdo con tus cinco puntos no entiendo como llevar a cabo la insumisión, qué debo hacer, quedarme en casa, entrar en clase y no abrir la boca, ir al centro pero no dar clase,…… Si llega a ponerse en práctica esa ley –esperemos que las futuras huelgas, manifestaciones, trámites parlamentarios y futuras elecciones lo impidan – lo que hay que ser es didáctico y hacer ver al alumnado las diferencias entre lo que había y lo que tienen; así como boicotearla desde dentro del sistema en la medida que cada uno pueda desde su parcela.

B. Cellini

Es cierto, Juan Sintierra, que una mayoría, de entre quienes votamos en las últimas elecciones, les votó, pero esto no supone una mayoría social, tan solo una mayoría entre los votantes (cosas de esta democracia). No tengo tan claro que todos los que votaron PP supieran qué votaban; de hecho, quienes lo hicieron porque creyeron en el programa electoral que presentaron deben estar muy cabreados, porque están haciendo todo lo contrario de lo que prometieron.
Coincido contigo en la sospecha de una gran incultura, sobre todo democrática, de análisis de propuestas y voto responsable por parte de la ciudadanía, pero esto no se curará con la LOMCE, es más, se agravará. Con toda seguridad, eso es lo que pretende el gobierno del PP, confían en que haciéndonos más tontos les resulte todavía más fácil convencernos para que les votemos.
Yo también espero, como tú, que este bodrio de ley no llegue a implantarse pero, si lo hiciera, la desobediencia debería ir, sin duda, en la linea que apuntas.
Joan, tal vez el problema no sea cómo desobedecer, sino cómo convencer a una mayoría de compañeros y compañeras de la necesidad de llevar a cabo esta desobediencia. Hace tiempo asistí a una charla de Nelida Zaitegui, nos decía que en todos los centros podemos encontrar cuatro tipos diferentes de profesores: los activos, los proactivos, los pasivos y los propasivos. Defendía que los activos, porque lo son y tienen tendencia natural a no dejar de serlo, deberían ser los encargados de coordinarse entre ellos, para dinamizar y mover el instituto. Pensaba, además, que era necesario detectar a ese núcleo de proactivos que suelen sumarse a la causa si se le anima. Y olvidarse de los que nunca están para estas cosas.
Tal vez, los activos y proactivos de nuestro centro podrían empezar por aquí: fijar un calendario de reuniones, una agenda de temas, un plan de actividades a realizar, invitar a gente a sumarse al proyecto y decidir qué hacer en grupo, para no quemarse uno a uno. Desobedecer en grupo, de manera consciente y programada, es la única vía razonable.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Me apasiona la pedagogía, actividad a la que me dedico profesionalmente.
También me gusta opinar y debatir sobre temas de política y actualidad.
De estos dos intereses, y del deseo de no mezclarlos, aunque estén íntimamente relacionados, nacen estos blogs que te invito a descubrir, y en los que te animo a participar con tus comentarios.

Follow iessecundaria on WordPress.com

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 946 seguidores

TAMBIÉN LA EDUCACIÓN INFANTIL

Comentarios y reflexiones sobre:

PÚBLICA, GRATUITA, DE CALIDAD

You can read it in English

translate

Archivos

Carpe diem quam minimum credula postero

mayo 2013
L M X J V S D
« Abr   Jun »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  
A %d blogueros les gusta esto: