iessecundaria

Nada mejor que una hostia a tiempo

Posted on: 17 enero 2013

Por fin, profesores valientes envían a tomar por saco toda esa teoría pedagógica moderna que pretende convencernos de que no es posible educar a un alumno, si no se conocen innovadoras técnicas de resolución de conflictos, complicadas estrategias de acción tutorial, o métodos absurdos para la adquisición de habilidades de todo tipo. ¡Bobadas! Nada mejor que una hostia a tiempo.

castigo_fisicoAsí parecen entenderlo los profesores del instituto número 1 de Gijón, que han solicitado permiso a las familias para “corregir” con “contacto físico” determinadas conductas de los alumnos.

Es posible que la delicadeza, o el recato de estos probos docentes asturianos, les lleve a utilizar eufemismos insípidos como éste para expresar un sentimiento que me causa tanta pena como alarma. Pero también es posible que hayan decidido no llamar a las cosas por su nombre por vergüenza. No parece serio, ni aceptable, defender en estos tiempos axiomas irrefutables en otra época. 

Queridos compañeros de Gijón, sea cual sea el motivo por el que habéis solicitado autorización a las familias, para que os permitan castigar físicamente a sus hijos, no puedo estar más en desacuerdo con vosotros, aunque solo sea por dos motivos:

1. No se puede obligar a un alumno a aprender, a fuerza de palos, lo que no quiere aprender, ya sea el contenido de una materia, o un comportamiento determinado.

2. Desde la represión, el miedo, la coacción, el abuso y el castigo indiscriminado no conseguiremos formar personas para la vida, no educaremos para la convivencia, la solidaridad, o la participación democrática, ni les prepararemos para que sean capaces de exigir sus derechos, expresarse en libertad, o ser respetuosos con los demás, tal como nos gusta reflejar en nuestras programaciones didácticas.

Queridos compañeros, necesitamos argumentos, ejemplos y no hostias correctoras, para conseguir los objetivos que perseguimos que, estaremos de acuerdo en esto, no son los de formar ciudadanos sumisos, cobardes, ignorantes de sus derechos, incapaces de luchar por cambiar la sociedad injusta, desigual, discriminatoria y corrupta en la que vivimos, consecuencia de la educación del miedo y el abuso de poder que vivieron sus padres y que ahora vosotros ayudáis a perpetuar.

Anuncios

9 comentarios to "Nada mejor que una hostia a tiempo"

Juan Pedro, en serio, no has entendido para nada la noticia.

De tu propio comentario: “No se puede obligar a un alumno a aprender, a fuerza de palos”

Lo que dice la noticia: “Para mí es ofensivo que alguien pregunte si significa que se les van a dar tortas por no resolver bien el tiro parabólico”

No se si por crear una polémica innecesaria, o por que has leído la noticia demasiado rápido, pero ese “contacto físico” se refiere a cosas como esta: “En esa ocasión, el profesor la agarró por el brazo para volverla a subir a la acera y este acto fue recriminado posteriormente por el progenitor de la menor, según el director”

En serio Juan Pedro, das una imagen con una tergiversación tan exagerada.

Creo que estamos sacando las cosas de quicio. No he visto la nota del colegio (tú no la publicas y sólo aportas un link de un medio que se hace eco de la noticia) con lo que el post ya puede estar tergiversado. Me da que no es cómo lo publicas. A estas alturas de la vida a nadie en su sano juicio se le ocurre pasar una autorización para “poder pegar a su hijo”. Eso ocurría hace 30 años pero no ahora.
Además hay que tener en cuenta la actitud de algunos padres intolerantes. Hemos pasado de “la letra consangre entra” a “a los niños no se les puede castigar ni reprender porque si no, les creamos un trauma”. Por cosas así se dan casos como el de una profesora que se va a disgusto a su casa porque un padre le ha echado la bronca a ella debido a que regañó a su hija por pegar a una compañera de su clase.
Podemos seguir el ejemplo de EE.UU. en donde está prohibido cualquier contacto físico, por lo que si, por ejemplo, el profesor ve que un niño se va a caer tiene que dejar que se caiga porque él no le puede tocar. O no le puede agarrar del brazo para que no cruce una carretera, porque se interpreta como maltrato. ¿Realmente queremos esto?
Así que, lo siento, pero creo que la autorización se refería a este tipo de cosas y no a “¿Me autoriza a que maltrate a su hijo?”, que es lo que das a entender

[…] Nada mejor que una hostia a tiempo […]

Amigos Manuel y Jaime, como vuestros dos comentarios parecen ir en la misma dirección, permitidme que os conteste a ambos al tiempo.
Como ya sabréis,Ana González, Consejera de Educación del Principado de Asturias, ha pedido al centro que retire la nota que enviaba a las familias, después de reconocer que su redacción resultaba poco afortunada.
Admito la crítica que realizáis, es posible que el artículo haya sido escrito con cierta precipitación, escuché la noticia en un telediario y “se me encendió la sangre”, pensando que ya andábamos otra vez a vueltas con el nunca resuelto tema de la disciplina, la autoridad del profesorado y la manera de hacer compatibles ambos conceptos con la idea de que también los conflictos deben ser aprovechados para educar y no para reprimir, o enseñar al alumno lo que no queremos que aprenda (al menos, yo no lo quiero).
No hay ánimo de provocar polémicas innecesarias, ni de sacar las cosas de quicio; es cierto que no he visto la nota del colegio, pero me alarma, como señalo en el artículo, el mero hecho de que exista. Apunta Manuel que “a nadie en su sano juicio se le ocurre pasar una autorización para “poder pegar a su hijo” y esto es lo que me preocupa, ¿sabiendo que en ningún caso se admitiría una nota así, la redactamos de manera diferente, recurriendo a eufemismos amables, para pedir que se nos autorice a reprender físicamente? Aunque solo sea un poquito y en casos… ¿en qué casos, exactamente?
No considero necesaria una solicitud de permiso semejante. Los padres que entienden que un profesor agarre del brazo a su hijo, para separarlo de una pelea en la que participa y evitarle males mayores, no necesita autorizarlo. Por el contrario, los padres que estuvieran dispuestos a denunciar a un profesor por ese mismo hecho, lo harían igualmente, llegado el caso, aunque hubieran firmado la autorización. Padres que no entiendan el trabajo del profesor y que nos responsabilicen de su incapacidad para educar a sus propios hijos, protesten por la mínima y estén dispuestos a enfrentarse a nosotros por cualquier cosa siempre los habrá, con permiso firmado, o sin él.
¿Qué sentido tiene, entonces, la iniciativa de los compañeros de Gijón? Solo contribuirá, por mucho que se desee evitarlo, a generar polémica, dar aire a quienes entienden como no deberían entenderse las relaciones profesorado/familia y levantar sospechas (infundadas, si queréis, pero inevitables) respecto a la verdadera intención de esta solicitud.

Juan Pedro, ya que reconoces tu error deberías comenzar por corregir tu artículo, en lugar de tratar de justificarte con cuestiones menores. La única corrección que he visto que hayas hecho ha sido eliminar el enlace a la noticia, cuando este aportaba información que permitía aclararse a la gente.

En primer lugar la foto de un profesor a punto de pegar a un alumno con una vara sobra, así como la frase “No se puede obligar a un alumno a aprender, a fuerza de palos”, e incluso el propio título del artículo.

Hay varias cuestiones que desmienten el contenido de tu artículo:
a) La autorización era para viajes, no en las clases
b) Llevaba 3 años en circulación sin que ningún alumno recibiese malos tratos, ni hubiese quejas por parte de ningún padre
c) La redacción habla de contacto físico PROPORCIONAL al hecho, pegar nunca entraría en esa definición: «el deber y el derecho de corrección del profesorado pueda hacer necesario el contacto físico y verbal proporcional al hecho»
http://www.lne.es/gijon/2013/01/17/educacion-rechaza-iniciativa-ies-n-1-corregir-contacto-fisico-alumnos/1355066.html

Ahora seguro que puedes sacar otra parrafada mirando detalles y nimiedades, pero sabes muy bien que la foto con la que has acompañado al artículo es completamente ajena a la cuestión.

Cuando El Mundo, La Razón o El País hacen cosas similares a lo que tu has hecho ¿no te cabrea? Pues aunque tu capacidad de hacer daño sea menor que la de los grandes medios ¿no deberías de aplicar tus principios también aquí?

Jaime, es posible que, si hubiera escrito hoy el artículo, el título hubiera sido diferente, pero mi denuncia seguiría siendo la misma, no habría cambiado mi percepción respecto del hecho que comentamos y, muy probablemente, la fotografía que hubiera elegido para ilustrarlo se parecería mucho a la que he elegido.
No trato de justificar nada, intento explicar mi punto de vista.
1. Dices: “La autorización era para viajes, no en las clases”.
¿Debemos acordar los docentes, entonces, dos maneras diferentes de relacionarnos con el alumnado, de tratar los problemas de convivencia, y de considerar la disciplina; una, para cuando estamos en el aula, otra, para cuando realizamos alguna salida extraescolar? Cuando un mismo comportamiento se produzca en el aula y fuera de ella, ¿debemos tratarlo de forma distinta, porque el espacio en el ocurre es diferente, o debemos darle el mismo tratamiento, porque lo que pretendemos corregir es el comportamiento mismo, independientemente del lugar en el que ocurra?
Fíjate en una de las frases de la Consejera, que podemos leer en el artículo que enlazas: “subraya la necesidad de que se respete «la autoridad del profesor, porque si no es imposible dar clase». ¿Se trata de un descuido o, efectivamente, está pensando en el aula, lugar en el que habitualmente se da la clase?
2. Dices: “Llevaba 3 años en circulación sin que ningún alumno recibiese malos tratos, ni hubiese quejas por parte de ningún padre”.
Que una norma, escrita o no, lleve tres años vigente, sin que se hayan registrado protestas, no la hace mejor ni peor que otra distinta que no se haya probado, o que la ausencia de norma alguna al respecto. Si, como se dice (y estoy absolutamente convencido de la veracidad de la afirmación), nunca se habían producido malos tratos y nunca había habido quejas por parte de las familias, a pesar de que el profesorado habrá tenido que atender situaciones de una complejidad disciplinaria extraordinaria (como en todos los centros), es porque la solución que se estaba dando a los problemas que surgían era la adecuada, ¿qué necesidad había de solicitar una autorización para algo que no resultaba necesario? Porque no creo que la firma de la carta por parte de los padres propicie, por sí misma, una mejor educación del alumnado, una adquisición más rápida de determinadas habilidades sociales, un aumento inusitado del sentido de la responsabilidad de cada uno de ellos, que es, en definitiva, lo que posibilitará que ninguna medida de contacto físico tenga que aplicarse.
Por otra parte, parece que los padres y madres del centro no se habían quejado hasta ahora, pero sí que lo han hecho las asociaciones de padres y madres de Gijón, cuando han conocido el documento y el coordinador de educación de alguna fuerza social que, en la linea de mi argumentación, considera que la medida es “intolerable” y “fascistoide”, según se lee también en tu enlace.
3. Dices: “La redacción habla de contacto físico PROPORCIONAL al hecho”.
Ante un comportamiento concreto de un alumno, en una situación determinada, ¿la reacción que tú consideras proporcional será siempre igual a la que considere proporcional cualquier otro compañero?, ¿quién y qué circunstancia valida esa proporcionalidad?. ¿deberemos elaborar algún catálogo concreto de comportamientos y una escala de contactos físicos adecuados para cada uno de ellos?
No, esto no funciona así, Jaime. Hablamos de sentimientos, reacciones espontáneas, situaciones anímicas, capacidad de control emocional y dominio de algunas técnicas de resolución de conflictos que podemos aplicar, cada cual según nuestro criterio y habilidad. Hablamos de personas y, ante la necesidad de actuar cuando ocurre un hecho concreto, pensando siempre en que cualquier actuación de un profesor respecto a un alumno debería perseguir una finalidad educativa, no hay autorización que valga.

Hola Juan Pedro, voy a escribir un mensaje cortito por que veo que con los largos te vas por las ramas.

La autorización era para viajes, no en las clases, y por tanto lo de “No se puede obligar a un alumno a aprender, a fuerza de palos” así como la foto, son completamente ajenas a la cuestión. Son un insulto a los profesores.

Ahora, puedes autoconvencerte de lo que quieras, pero mal ejemplo darás a tus alumnos si no rectificas este post al menos en esos detalles o con una aclaración al principio respecto a tu error.

Jaime, creo que empiezas a repetirte y renuncias a debatir, por lo que también yo seré breve.
Insistes en argumentar que la autorización era para viajes, sin más. Te remito, de nuevo, al desliz de la Consejera de Educación del Principado, que relaciona el asunto con “la necesidad de que se respete la autoridad del profesor, porque si no es imposible dar clase”.Y, por supuesto, te invito a releer el punto número 1 de mi anterior comentario.
Comprenderás que, siendo profesor, y con la caña que nos están dando últimamente, lo último que pretendo es insultar al profesorado. Pero soy poco amigo de corporativismos absurdos y defensor de la autocrítica constructiva.
Insistes también en pedir que reconozca un error que no considero haber cometido. Comparten mi opinión, según se aprecia en el link que recomiendas, la propia Consejera Asturiana de Educación, la Federación de Asociaciones de Padres y Madres de Gijón y el Coordinador de Educación de Izquierda Unida, por poner un ejemplo. Seguro que también algún que otro profesor coincidirá con nosotros.
Finalmente, si alguno de mis alumnos hubiera seguido este debate, me gustaría que hubiera aprendido la importancia de defender con honestidad las ideas en las que uno cree y la necesidad de expresar la discrepancia con argumentos y desde el respeto a quien opina distinto.
Gracias, de verdad, por tu participación en esta página. Espero que volvamos a encontrarnos por aquí.

Ningún tiempo pasado fue mejor… solo que éramos más jóvenes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Me apasiona la pedagogía, actividad a la que me dedico profesionalmente.
También me gusta opinar y debatir sobre temas de política y actualidad.
De estos dos intereses, y del deseo de no mezclarlos, aunque estén íntimamente relacionados, nacen estos blogs que te invito a descubrir, y en los que te animo a participar con tus comentarios.

Follow iessecundaria on WordPress.com

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 941 seguidores

TAMBIÉN LA EDUCACIÓN INFANTIL

Comentarios y reflexiones sobre:

PÚBLICA, GRATUITA, DE CALIDAD

You can read it in English

translate

Archivos

Carpe diem quam minimum credula postero

enero 2013
L M X J V S D
« Dic   Feb »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  
A %d blogueros les gusta esto: