iessecundaria

Wert, el ministro tertuliano

Posted on: 2 febrero 2012

José Ignacio Wert, ministro de educación, está acostumbrado a los debates sensacionalistas y poco rigurosos de la televisión, al exhibicionismo dialéctico de programas insustanciales en los que  se opina de todo sin saber de casi nada, a la búsqueda del titular escandaloso, la palabra hueca, el mensaje vacío.

Ha pasado con tanta rapidez del circo mediático a las responsabilidades de gobierno que no le ha dado tiempo a cambiar de registro. Cómo explicar de otra manera sus desafortunadas manifestaciones, su comportamiento deshonesto y, según su declaración de intenciones, la sumisión absoluta a grupos de presión ultraconservadores y a la involución del clero.

Atribuye, por ejemplo, el fracaso escolar en Ceuta y Melilla a una inexistente avalancha de alumnado Marroquí. ¿Sabrá Wert que existen musulmanes españoles, o solo busca provocar, como se hacía en sus tertulias televisivas, y animar sentimientos racista – españolistas? Le invito a echar un vistazo a los datos sobre fracaso escolar en Valencia, tierra de católicos militantes como el dimitido presidente Camps, donde se llega al 40%.

¿No les parece repugnante, por otra parte, tratar de justificar una decisión injustificable, como es la retirada de la asignatura de Educación para la Ciudadanía, apoyándose en un escrito que jamás ha formado parte de un libro de texto de esta materia? Parece que al ministro tertuliano le molesta el adoctrinamiento al que, según quienes le dirigen, se somete al alumnado cuando se le educa en valores ciudadanos. ¿Adoptará la misma medida respecto a la “asignatura” de religión, o tendremos que seguir soportando que una parte del alumnado pierda dos horas semanales, (ya que no se les permite estudiar nada, para no discriminar a quienes asisten a religión), mientras otros se entretienen en la catequesis escolar?

Finalmente, para completar el cuadro de despropósitos con que se ha estrenado el señor Wert, hoy nos sorprende con una propuesta rompedora, para fomentar la cultura y mejorar la educación: promover la declaración de las corridas de toros como patrimonio de la humanidad. Sin duda, una torpe maniobra  de distracción para evitar que hablemos de sus estúpidas ocurrencias y flagrantes meteduras de pata. ¡Penoso!

Mal empezamos, señor Wert, peor de lo que imaginábamos. Sospechábamos que la iglesia y los sectores más reaccionarios y cavernícolas del país camparían a sus anchas con ustedes en el poder, pero todavía confiábamos en que la influencia que presumíamos por parte de estos grupos no se convirtiera en sumisión total, en una entrega sin condiciones del sistema educativo público a esta tropa carca y fanatizada. Si esto es todo lo que se le ocurre para solucionar el problema de la educación en España, “dios nos pille confesaos”.

Anuncios

12 comentarios to "Wert, el ministro tertuliano"

Lo realmente lamentable es que los alumnos van a seguir perdiendo el tiempo en asignaturas inútiles, como lo era educación para la ciudadanía y ahora la nueva educación cívica y constitucional, así como las sempiternas religión o ética, todas estas deberían ser voluntarias y no obligatorias

La asignatura de Educación para la Ciudadanía no ha sido ni es una pérdida de tiempo. Conviene que los alumnos tomen contacto con las normas del mundo en el que viven. Los Derechos y los Deberes.
A la tropa del PP nunca les pareció bien que se supiera que es de ley el matrimonio homosexual o la posibilidad de abortar entre otras democráticas cuestiones. Consiguieron 55.000 objeciones a la asignatura en todo el Estado, por más que pusieron todo tipo de zancadillas, la más ocurrente de todas, cómo no, aquí en Valencia: la asignatura se impartirá en inglés.
¿Adoctrinamiento? La misma palabra lo dice y señala directamente a la clase de religión católica. Allí se explican los pormenores de esa doctrina.
Curioso es que se imparta en un Estado aconfesional y laico y sólo de esa doctrina.
Por tanto, lo justo para evitar el adoctrinamiento de los alumnos sería quitar la asignatura de religión católica de los planes de estudio. Que reciban la doctrina en su tiempo y, sobre todo, en sus espacios. Y de paso, acabar con esos privilegios como son la financiación por el Estado y la exención del IBI en sus inmuebles.

No puedo coincidir contigo, Papadopoulos, en tu opinión respecto a las asignaturas de educación para la ciudadanía y ética. Educar al alumnado en valores ciudadanos y éticos es fundamental. Tal vez, si nuestros banqueros y políticos hubieran sido instruidos en estas materias, tanto como en matemáticas, física, inglés, o cualquier otra disciplina, y se les hubiera enseñado a poner en práctica lo aprendido, otro gallo nos cantaría.
Xavier, estoy muy de acuerdo con tu razonamiento. Me tocó impartir educación para la ciudadanía en inglés, y te aseguro que llegué a sentir que hacía el ridículo en clase. Es curioso, como apuntas, que los mismos que se muestran contrarios a que se enseñe educación para la ciudadanía se muestren a favor de que se imparta religión en las escuelas. ¡Y rechazan el adoctrinamiento! Me sumo a tu propuesta: la religión, en la iglesia.
Arnaldo, gracias por “rebloguear” el artículo.

Lo creas o no Juan, los banqueros y políticos funcionan igual en cualquier pais capitalista, no solo en este y por desgracia la alternativa al capitalismo, el comunismo, resultó ser desastrosa tanto a nivel económico como humano.
Creo que una asignatura como educación para la ciudadanía debería haber sido aprobada de común acuerdo entre los dos partidos políticos mayoritarios PP y PSOE y más en un país profundamente dividido como este, no fue así, porque el PSOE hizo lo que le dio la gana cuando gobernaba y ahora el PP hace lo mismo y así ad eternum seguirá el cachondeo en la enseñanza y mientras cada uno se pelea por imponer sus ideales los alumnos seguiran fracasando escolarmente o sufriendo bulling.

Coincido contigo, Papadopoulos, el comunismo fracasó. Pero también ha fracaso el capitalismo; en realidad, el capitalismo nunca ha sido exitoso, excepto para unos cuantos. Las consecuencias negativas del capitalismo, tanto económicas como humanas, no son distintas a las del comunismo.
La diferencia está en que el fracaso del comunismo supuso su desaparición, si exceptuamos algún reducto aislado y poco significativo, mientras que los sucesivos fracasos del capitalismo, que eufemísticamente denominamos “crisis”, son “superados” una y otra vez haciendo más ricos a los ricos y empobreciendo a los que menos tienen. ¿Te imaginas qué mundo hubiéramos podido construir, si hubiéramos dedicado la mitad del dinero que se ha destinado a “rescatar la banca” a ayudar a quienes no tienen para comer? Sé que el argumento puede parecer demagógico pero, ¿no deberíamos considerarlo, al menos, como una posibilidad? Tal vez por ahí pasaría la búsqueda de un modelo económico y social distinto a estos dos, que ya han demostrado su inutilidad.
Claro que, para eso, deberíamos ponernos de acuerdo en el modelo social y económico que deseamos, y deberíamos decidir si nos interesan valores como la justicia, la solidaridad, el respeto individual, la igualdad de oportunidades, etc. Es decir, todas esos contenidos que podríamos tratar en educación para la ciudadanía. ¿Crees que son valores que pueden hacer daño a alguien que desee un mundo mejor? Parece que sí. Fíjate en quiénes desean la desaparición de una asignatura tan dañina.
¿Hubiera sido bueno que los dos partidos mayoritarios se hubieran puesto de acuerdo en cómo enfocar la asignatura? Por supuesto, siempre es mejor el consenso. Pero tú sabes muy bien que cuando uno no quiere, dos no se ponen de acuerdo, y alguien tenía que dar el paso para poner en marcha un modelo educativo que, objetivamente, parece que no va contra nadie, sino a favor de todos. Aunque algunos se empeñaran en que se enseñara en inglés, para que los alumnos no entendieran nada, y otros lleven cuatro años mintiendo respecto a lo que se propone que los alumnos aprendan, el último nuestro flamante ministro de educación, para justificar que deje de enseñarse lo que no quieren que se enseñe en los colegios. Es mejor hablar de dios, que no plantea problemas, cuando algo no se comprende acudimos a la fe. Y, amigo, semejante argumento, ¿cómo podría refutarse? Insisto, y hablan de adoctrinamiento.

Con respecto a educación para la ciudadanía, ¿No te parece chocante que quienes dicen defenderla, los jóvenes de izquierdas, son los primeros que discriminan a los demás por razón de sus ideas políticas o religiosas?, lo hemos visto sin ir mas lejos este verano con lo de la jornada mundial de la juventud(cristiana), jóvenes que vinieron de muchos países a vivir su cristianismo pacíficamente y que tuvieron que aguantar insultos de todo tipo de estos jóvenes que dicen defender esa asignatura, ¿Que valores aprenden?, en este país puedes decir libremente que eres de izquierdas, pero ni se te ocurra decir que eres de derechas porque te la juegas, es mejor callarse, entonces ¿Donde está el adoctrinamiento?, estoy de acuerdo en que la religión fuera de la enseñanza pero, ¿Es peor estudiar religión que educación para la ciudadanía?, en la práctica, conozco los valores morales que enseña la iglesia, pero tengo seria dudas de los que enseña educación para la ciudadanía, viendo a estos jóvenes de izquierdas que pueden ser rebeldes y revolucionarios y luchar por sus ideales, pero por favor, el respeto siempre por delante y si yo no opino como tú al menos no me insultes, los derechos de una persona terminan donde empiezan los derechos de los demás.
¿No crees que el nivel de vida a subido mucho en los últimos 30 o 40 años?, no se si gracias al capitalismo, la democracia, la economía de libre mercado o lo que sea, lo que debe cambiar es el modelo de financiación, que se debe basar en el ahorro, ahorra primero y luego te compras un coche, una casa, una lavadora, pero ni se te ocurra ir al banco a pedir un crédito, porque entonces estas enriqueciendo a los presuntos culpables de la crisis, así lo hacen los chinos que vienen a España, primero ahorran y luego compran, porque saben que es una forma rápida de aumentar tu patrimonio.

No creo que quienes protestaron por la visita del Papa pretendieran discriminar a nadie.Estoy convencido de que les trae sin cuidado que los católicos agasajen a su jefe. Lo que no les gustaría nada, y a mí tampoco, es que el Estado y un montón de empresas en apuros, entre ellas varios bancos a los que ahora hay que rescatar, pusieran dinero de los contribuyentes para que el Papa y sus palmeros pasaran un “finde” en Madrid. O en Valencia, donde todavía estamos pagando entre todos los más de doce millones de euros que se destinaron para traer a este señor a decir una misa. Y de paso, para que los Gürtel se llevaran un pico. Alojamiento gratis en locales públicos, metro a un precio que ya querrían el resto de ciudadanos, comidas concertadas, y todo a base de dinero público. Eso es discriminación. Por eso se protestaba, no porque creyeran o no en dios, que eso es cosa de cada cual.
No sé si tomar en serio tu comentario respecto al posible “miedo” a decir que se es de derechas. ¿Con la que está cayendo? No, creo que estás de broma.
En cuanto a lo mucho que ha subido el nivel de vida en los últimos años, tendríamos que matizar, porque no ha sido igual para todos. Pero, aun admitiendo que esta apreciación tuya fuera cierta para una mayoría, ya conoces el dicho: todo lo que sube, baja. Y, ahora, parece que estamos en descenso, como lo estuvimos en el 29, y en los 70, y volveremos a estarlo dentro de otros 30 o 40 años, cuando los de siempre decidan que toca una nueva crisis. Eso es el capitalismo. Yo no he malgastado, ni he vivido por encima de mis posibilidades y, sin embargo, me acaban de rebajar el sueldo en más de trescientos euros al mes, para pagar las “inversiones” de nuestro presidente de la Generalitat, el milagrosamente absuelto Camps.
¿Te parece razonable?

Siento interrumpir tu interesante debate con Papadopoulos.
La asignatura “Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos”, a la que se intenta neutralizar en una maniobra demagógica y largamente solicitada desde la jerarquía, sólo pretende formar ciudadanos libres. Pero algunas mentes sectarias no lo toleran. Saben que un pueblo educado e informado nunca elegirá dirigentes corruptos e incompetentes. Sabrá diferenciar la seriedad de la demagogia y prosperar aun en condiciones adversas.
¿Les molesta “ciudadanía” porque nos quieren feligreses-súbditos o “Derechos Humanos” porque no creen en ellos?
Por cierto, el Vaticano no ha firmado la Declaración Universal de DD.HH. todavía…
“Los Derechos Humanos son una cojudez” [Cardenal Cipriani (Perú)]
Y tampoco algunos otros convenios. Está por detrás de Ruanda.

CONVENIOS NO FIRMADOS POR EL VATICANO

Supresión de la discriminación basada en la sexualidad,
Supresión de la discriminación basada en la enseñanza,
Supresión de la discriminación basada en el empleo,
Supresión de la discriminación basada en la profesión,
Protección de los pueblos indígenas,
Protección de los derechos de los trabajadores,
Protección de los derechos de las mujeres,
Contra los genocidios,
Contra los crímenes de guerra,
Contra los crímenes contra la humanidad,
Contra el apartheid,
Por la supresión de la esclavitud,
Por la supresión de los trabajos forzados,
Por la supresión de la tortura,
Por la supresión de la pena de muerte

¿Por eso se oponen a esta asignatura?

Enhorabuena por la descripción que haces de Wert, Juan Pedro. Su sectarismo y demagogia son proverbiales.
Saludos.

Gracias, Agustina. Tu “interrupción” es absolutamente oportuna y necesaria. Una vez más, me facilitas una información que desconocía y que, sin embargo, tratándose de la iglesia no me sorprende. ¡Qué barbaridad! Cómo se atreven a darnos lecciones. Ellos, y quienes ahora les obedecen y nos gobiernan, nos quieren burros y obedientes,incapacitados para pensar, cuestionar o reivindicar. Todo parece indicar que en Valencia ya lo han conseguido, así se explicarían los últimos resultados electorales, o el comportamiento de determinados tribunales populares.

Qué pedante eres hijo. Que progre, que guay, que ricuraaaaa, que todooo. Cualquiera te da clases a ti.
Te daré un susto de miedo, susto ganado democráticamente en las urnas: el Sr. Wert será un buen ministro.

Agradezco los piropos, Favila, aunque prefiero otro lenguaje, otra manera de expresarse a la hora de hacer notar que se discrepa. Yo te daré a ti otro susto: espero que tengas razón, que el sr. Wert sea un ministro extraordinario. Sinceramente, lo deseo, por la cuenta que me trae, como profesional de la enseñanza, y por la cuenta que le trae a todos los niños y adolescentes que pueblan nuestros colegios e institutos. Pero me temo lo peor; desde luego, no se ha estrenado en el cargo todo lo bien que cabría esperar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Me apasiona la pedagogía, actividad a la que me dedico profesionalmente.
También me gusta opinar y debatir sobre temas de política y actualidad.
De estos dos intereses, y del deseo de no mezclarlos, aunque estén íntimamente relacionados, nacen estos blogs que te invito a descubrir, y en los que te animo a participar con tus comentarios.

Follow iessecundaria on WordPress.com

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 936 seguidores

TAMBIÉN LA EDUCACIÓN INFANTIL

Comentarios y reflexiones sobre:

PÚBLICA, GRATUITA, DE CALIDAD

You can read it in English

translate

Archivos

Carpe diem quam minimum credula postero

febrero 2012
L M X J V S D
« Ene   Mar »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
272829  
A %d blogueros les gusta esto: