iessecundaria

Yo fui a la pública, ¿y qué?

Posted on: 15 diciembre 2011

Los hijos de don Juan, el médico, no estudiaban en la escuela del pueblo; lo hacían fuera, en algún colegio privado que su padre les pagaba, en alguna ciudad cercana. A la escuela del pueblo íbamos “los otros”.

Solo teníamos un libro, que servía para todo. En la página 310 del tomo de tercer grado se iniciaba el estudio de la Geografía. Había una definición de plano que se acompañaba del dibujo de una escuela con pasillo, servicio, ropero, biblioteca, cuarto de material, despacho de dirección, sala de clase, jardín, y patio de recreo.

Cuántas veces miré ensimismado aquel plano, tratando de imaginar cómo sería un recreo en su patio, cómo se estudiaría en aquella aula tan cuadrada, o los libros que podría leer en la biblioteca de la escuela de los hijos de don Juan. https://sites.google.com/a/lamerceonline.com/parapa/la-escuela-de-anta%C3%B1oNada que ver con mi escuela, una sala enorme, fría, sin más adornos que los desconchados de la pared, en la que nos amontonábamos chicos de diferentes edades, cada cual a su ritmo, con libros distintos y un único maestro que nos atendía como podía. En invierno pasábamos un frío insoportable, en mayo y junio  calor.

A veces me engañaba a mí mismo pensando que, después de todo, tampoco estábamos tan mal en nuestra escuela. Teníamos como patio la plaza del pueblo y, desde luego, ganábamos en lo del servicio, un descampado en el que, entre matorrales, montones de piedra, maderas de algún techo hundido y trastos abandonados, jugábamos a ver quien meaba más lejos, o quién dibujaba la serpentina más larga en las paredes de adobe.

Siempre intuí, sin embargo, que aquel no era el sitio del que saldrían las personas destinadas a vivir de manera diferente a como lo hacían “los del pueblo”, sepultados en vida entre los surcos de la tierra miserable que araban con sus mulas o burros, esclavos de un sistema que no entendían, ocultos a los ojos del progreso.

Esta mañana, mientras daba clase a un grupo de desdoble de trece alumnos con problemas de aprendizaje, algunos repetidores, otros con alguna situación familiar complicada, y casi la mitad de ellos “hijos de la inmigración”, me preguntaba si no estaríamos volviendo a aquel sistema educativo de mi infancia. ¿Será éste el perfil del alumnado de la escuela pública en un futuro inmediato, alumnos con problemas, que no son admitidos en un centro concertado o privado, o que no pueden pagarlo? Parece que, después de unos años de aparente igualdad de oportunidades en educación, los hijos de los “don Juanes” volverán a estudiar aparte, y “los otros”, donde puedan. Hoy, en plena ofensiva gubernamental contra lo público, quiero recordar mi escuela del pueblo, en la que aprendí a ser como soy, y sentirme orgulloso de ella; sí, yo fui a la pública, ¿y qué?

Anuncios

3 comentarios to "Yo fui a la pública, ¿y qué?"

Ya puedes sentirte orgulloso, ya.
Si los educados en las burbujas clasistas hubieran ido a la pública, probablemente hoy no estaríamos en la situación en la que estamos.
Menos mal que algunos profesores seguiran siendo héroes en aulas inhóspitas. Su calor y su compromiso suplirán a la injusticia y al frío.
Enhorabuena.

Bonito comentario, Agustina. Tienes razón, una gran mayoría de profesores en la escuela pública solo piensan en seguir haciendo bien su trabajo, educar, formar, enseñar, a pesar de “la que está cayendo”.
Gracias, un saludo.

Coincido con Agustina debes sentirte orgulloso como lo estoy yo.
Yo fuí a la privada, me costó repetir 4º de Bachiller, para acudir a la pública, esa tontería de que la privada era mejor, lo cual no era cierto, eso si buen dinero cobraban a mis padres
Doy gracias a la misma, porqué evitó que fuera una niña tonta y pija, en una familia de trabajadores dónde el padre, debía trabajar 18 h. al volante para que a sus hijos no les faltara 3 platos de comida en la mesa cada día.
Le doy gracías también por abrirme lo ojos ante las injusticia que se daban en la sociedad (1973) por un régimen totalitario.
Hay que luchar que escuela pública sea referente para todos nuestros hijos y por ofrecer el mejor nivel a nuestra juventud.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Me apasiona la pedagogía, actividad a la que me dedico profesionalmente.
También me gusta opinar y debatir sobre temas de política y actualidad.
De estos dos intereses, y del deseo de no mezclarlos, aunque estén íntimamente relacionados, nacen estos blogs que te invito a descubrir, y en los que te animo a participar con tus comentarios.

Follow iessecundaria on WordPress.com

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 941 seguidores

TAMBIÉN LA EDUCACIÓN INFANTIL

Comentarios y reflexiones sobre:

PÚBLICA, GRATUITA, DE CALIDAD

You can read it in English

translate

Archivos

Carpe diem quam minimum credula postero

diciembre 2011
L M X J V S D
« Nov   Ene »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  
A %d blogueros les gusta esto: