iessecundaria

El profesor militante

Posted on: 12 abril 2011

¿Deben actuar las verjas que se levantan a la entrada de escuelas e institutos como barreras infranqueables, tras las cuales los alumnos abandonan media vida cada vez que las traspasan?

¿Debemos considerar las aulas como espacios asépticos,  impermeabilizar sus muros y aislar a los estudiantes, para que ninguna influencia externa interfiera en su aprendizaje?

Muchos contestaríamos que no a estas preguntas, apoyaríamos la necesidad de que los centros educativos se abran al medio, interactúen con el entorno en el que se integran y, en el mejor de los casos, hasta defenderíamos la obligación que tienen de contribuir a transformarlo.

Si educamos ciudadanos, y lo hacemos para que construyan una sociedad mejor que la que disfrutamos, con un sistema de valores distinto al que padecemos, ¿podemos los profesores permanecer ajenos a lo que ocurre más allá del patio de recreo de nuestros centros?, ¿es honesto que cerremos los ojos, miremos para otro lado, y finjamos que no está pasando nada?

Vivimos rodeados de corrupción, abusos de poder, recorte de libertades, limitación de derechos, malversación, manipulación informativa y absoluto desprecio a la ciudadanía, dormida, engañada. Ése es nuestro entorno, ¿nos quedamos al margen, o educamos?

Reivindico al profesor militante, al luchador social, crítico, agitador del pensamiento, que ayuda a despertar conciencias, que enseña más allá del libro de texto, las paredes del aula, o la verja del colegio.

Todos somos culpables, en mayor o menor grado, del estado de apatía general que nos invade, y de los muchos años que costará resucitar a toda una generación anestesiada, pero cuando se consume este atraco al sentido ciudadano que sufrimos, y la historia busque responsables, no me gustaría que se dijera que no hice nada por evitarlo.

Anuncios

7 comentarios to "El profesor militante"

No, las verjas no dejan fueran el mundo exterior. Ayer me llamaba un compañero para decirme que a su instituto iba a llegar un grupo de militares con la intención de proponer al alumnado el ejército profesional como una salida laboral.
El fracaso escolar empuja a nuestro alumnado a buscar salida como mercenarios en tierras lejanas. A los chicos y chicas cuyas familias están sufriendo más la crisis, el ejército les ha convertido en fácil carne de cañón para nuestras fuerzas armadas.
Aprender a matar está dentro del curriculum. La Educación para la Paz y todas esas otras transversales en las que hablábamos han perdido aceptación. Hay que comer. Se lleva lo de resolver los conflictos con violencia.
La presencia de los militares en el aula me da a mi todo el derecho a expresar mi opinión. Quizás si no fuera así tendría mis dudas. Ahora lo tengo claro. Si la escuela ya no es espacio de Paz tendremos que entrar en el juego.
Llega la hora de hacer la declaración de la renta. Yo haré objeción fiscal a los gastos militares y lo diré en clase.
Suena el timbre. Obediencia. Me voy a clase.

Parece que esto se está poniendo feo, sí. Es posible que la escuela se esté convirtiendo en semillero de integrismos, campo abonado para teorías que poco tienen que ver con la expresión libre del pensamiento, o el trabajo por la paz. La cultura cede terreno en favor del adoctrinamiento religioso y el militarismo. Tu comentario me reafirma en mi idea, es necesario que los educadores asumamos el papel que nos corresponde, y mostremos una visión diferente de las cosas.

La escuela, los profesores, no pueden ser funcionarios y dejar de ser maestros. Es cierto que la administración olvida la misión de la escuela de hacer personas, pero los maestros no lo deben olvidar. Por no alargarme, decían mis maestros que lo bueno si breve dos veces bueno, pondré solo un ejemplo: hay mucha gente que tiene oportunidad de votar por primera vez en unas elecciones, que no sabe el poder que tienen al votar y no lo hace, por falta de interés o por hacer algo más interesante…

La democracia también se enseña; se enseña a participar, a reclamar derechos y a respetar los derechos de los demás. Es posible que el comportamiento de quienes nos gobiernan y de quienes aspiran a gobernarnos provoque desencanto en la ciudadanía, pero a ver cómo remediamos esto, si no es votando, o presentándonos para que nos voten, si pensamos que podemos hacerlo mejor. Mientras tanto, la escuela debería ser un buen lugar para aprender.

Juan Pedro: en el penúltimo párrafo se te ha olvidado mentar a la “chapa de alumnio con aislante podrido” de los barracones. Es que estoy muy afectado…

DAni

Temo que tendrás que aguantar con el aislante podrido y la chapa de aluminio algún tiempo más, porque las prioridades de nuestro Conseller están ahora en otros asuntos; además, como parece que tu queja no es compartida por todos los afectados…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Me apasiona la pedagogía, actividad a la que me dedico profesionalmente.
También me gusta opinar y debatir sobre temas de política y actualidad.
De estos dos intereses, y del deseo de no mezclarlos, aunque estén íntimamente relacionados, nacen estos blogs que te invito a descubrir, y en los que te animo a participar con tus comentarios.

Follow iessecundaria on WordPress.com

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 949 seguidores

TAMBIÉN LA EDUCACIÓN INFANTIL

Comentarios y reflexiones sobre:

PÚBLICA, GRATUITA, DE CALIDAD

You can read it in English

translate

Archivos

Carpe diem quam minimum credula postero

abril 2011
L M X J V S D
« Mar   May »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  
A %d blogueros les gusta esto: