iessecundaria

La histeria de final de curso

Posted on: 10 junio 2010

Los últimos días de curso tienen un componente catártico que me asusta. Profesorado, familias y alumnado experimentamos una curiosa transformación, desaparecen inhibiciones, superamos temores, y permitimos que afloren instintos mantenidos a raya diez meses, y  exhibidos ahora sin recato.

Alumnos a los que apenas hemos oído en clase se vuelven respondones, familias “ausentes”, a las que no hemos podido localizar en todo el año, demandan ansiosas información, y nos piden consejo para que sus hijos aprueben el curso, recatados profesores alivian su estrés como pueden, a veces como no deben. Se relajan las normas, peligra el respeto, se da todo por hecho, y un ambiente de alegrías absurdas y odios inexplicables invaden los centros.

Esta especie de desmadre emocional, de orgía de  agitación y  desenfreno, debe tener sus causas: la ansiedad excesiva en los “buenos” alumnos, la desesperación del que ha ido apurado,  el abandono absoluto del indolente, el sentimiento de culpa de los padres pasotas, el temor al fracaso, la alegría de la huída, y un montón de papeles que no sé si sirven para arreglar algo.

Me agobia esta situación de aparente desorden, de trabajo a empujones. Que termine pronto, y termine bien, esto me supera, a pesar de los años que he pasado por ello. ¿Me ocurrirá a mí sólo?

Anuncios

5 comentarios to "La histeria de final de curso"

Hoy reflexionaba yo también sobre el tema. Recibo todo ese despertar que tú dices como algo positivo. -“Fulanito quiere saber si aprueba o no, menganita está interesada por la nota de su examen…” ¡Oh, albricias¡ Son personas vivas. Pero, tengo que admitir que hay quienes siguen en su mutismo académico total. Lo del instituto no les “pone” nada en absoluto. No dan respuesta alguna. Encefalograma plano a lo que les planteamos desde el aula. Y yo me pregunto ¿Seguiremos planteándoles lo mismo el próximo curso?

Aunque me gustaría pensar que no, me temo que sí. Cada vez tenemos menos capacidad para sorprender al alumnado, y, lo que es peor, sospecho que muchos podemos haber renunciado a ello.
En tu caso, estoy seguro de que no ocurrirá así, no sólo por tu implicación en la faena, sino por la novedad del cambio de destino, que te ayudará, seguro, a “reiniciarte”.

Gracias Juan Pedro, por tu confianza en mis posibilidades. Juntando toda la positividad que encuentro a mi alrededor logro poner la máquina en marcha cada día.

Ayer vivimos en el instituto algo “más”. Me encuentro en el pasillo con un alumno de mi tutoría. Me paro a preguntarle que hace fuera del aula10 minutos antes del final de las clases y me sorprendo al ver que tiene dificultades para articular sus palabras, que se balancea incomprensiblemente y que apesta a alcohol. Eso en horas lectivas. Espero que el juzgado de guardia no esté leyendo mi comentario. La fiesta tuvo lugar en el patio.

Una compañera, en su primer trabajo contratada por la comunidad de Madrid que aborda temas de Interculturalidad dentro del insituto me confiesa que siente ganas de llorar ante lo ocurrido. Le confirmo que yo también y que eso lo considero bueno. Somo capaces de seguir emocionandonos con lo que vivimos. Nos afecta, nos importa – sin bloquearnos.

Lo que ahora tenemos que resolver es qué le vamos a ofrecer a este alumno repetidor de 1º de la ESO el próximo curso cuando esté en 2º. La compañera dedicada a estos temas probablmente no siga trabajando porque su contrato es temporal y no tienen ninguna estabilidad. Habrá que hablarlo con la persona nueva que llegue.

Soy madre de un alumno de Juan Pedro, desde aquí daros ánimos para ese sprin final. Ese ambiente enrarecido creo que lo vivimos todos un poco, aquí en casa también. Juan Pedro no te agobies, si te sirve de algo mi más sincero agredecimiento por haberme ayudado con Rafa creo que si no hubiese tenido un tutor como tú posiblemente no hubiese conseguido nada. No sé si aprobará todas o no pero sé que te has preocupado mucho por todo ello gracias.

¿Qué puedo decir? Gracias.
De todas maneras, estoy absolutamente convencido de que cualquier éxito en educación es fruto del esfuerzo compartido de todos los implicados. No existe tutor que pueda conseguir sus objetivos sin contar con las ganas de mejorar del alumno, y el apoyo de la familia. En este caso, mi trabajo ha sido más fácil por eso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Me apasiona la pedagogía, actividad a la que me dedico profesionalmente.
También me gusta opinar y debatir sobre temas de política y actualidad.
De estos dos intereses, y del deseo de no mezclarlos, aunque estén íntimamente relacionados, nacen estos blogs que te invito a descubrir, y en los que te animo a participar con tus comentarios.

Follow iessecundaria on WordPress.com

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 951 seguidores

TAMBIÉN LA EDUCACIÓN INFANTIL

Comentarios y reflexiones sobre:

PÚBLICA, GRATUITA, DE CALIDAD

You can read it in English

translate

Archivos

Carpe diem quam minimum credula postero

junio 2010
L M X J V S D
« May   Jul »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  
A %d blogueros les gusta esto: