iessecundaria

Por supuesto, no es verdad

Posted on: 17 mayo 2010

El manifiesto pedagógico “No es verdad”, al contrario que otros publicados hace unos años como el tristemente célebre “Panfleto antipedagógico”, rezuma seriedad, criterio, sentido de la responsabilidad, amor hacia la profesión docente, y mucho respeto por el alumnado. Evita los juegos florales, las frases fáciles, grandilocuentes,  las formulaciones tópicas, y las ideas caducas, trasnochadas, sobre educación. Supone una apuesta por la innovación educativa, la reflexión, el análisis crítico, y una invitación al cambio que debería interesarnos a quienes nos dedicamos a la enseñanza.

El próximo jueves, día 27, se celebrará en Valencia una tabla redonda – coloquio en el que  las ideas que inspiran este manifiesto estarán muy  presente; el tema: “¿Cambian las leyes o cambia la educación? Verdades y mentiras educativas” . En el acto participarán los profesores José Gimeno Sacristán, de la Universidad de Valencia, Rafael Porlán Ariza, de la Universidad de Sevilla, y Nicolás del Alba, también de la Universidad de Sevilla, miembro del colectivo IRES, promotor del manifiesto.

Los puntos principales del documento son los siguientes:

– No es verdad que en la escuela española actual predomine un modelo de enseñanza diferente al tradicional.

A pesar de que hay importantes argumentos en contra de la forma tradicional de enseñar, la cultura escolar dominante en España sigue basándose en la transmisión directa de contenidos inconexos, y no pocas veces, desfasados e irrelevantes, en el aprendizaje mecánico y repetitivo, en la evaluación selectiva y sancionadora y en la prolongación de la jornada escolar de los menores con abundantes deberes y tareas. La mayoría de los alumnos y alumnas siguen teniendo grandes dificultades para comprender lo que se les enseña y, como siempre ha ocurrido, acaban identificando el saber con la capacidad de retener información hasta el día del examen.

– No es verdad que en la escuela española hayan bajado los niveles de exigencia.

La idea de que “los niveles bajan” trata de dar una explicación fácil al evidente fracaso de la escuela. En cada nivel educativo los docentes comprueban la debilidad del conocimiento de gran parte del alumnado. Pero estos estudiantes fracasan, precisamente, porque el modelo de enseñanza transmisivo y tradicional, y no otro, no provoca en ellos un aprendizaje duradero y de calidad. Esto siempre ha sido así. No entender las explicaciones de la clase, no encontrarle sentido a muchos contenidos escolares, estudiar mecánicamente sólo para los exámenes, olvidar rápidamente lo aprendido y tener que empezar desde cero en cada curso, son experiencias compartidas por muchas personas. Sin embargo, estas experiencias tienden a olvidarse cuando se analiza el fracaso de los estudiantes de hoy.

– No es verdad que los alumnos y alumnas de ahora sean peores que los de antes.

Son diferentes, pero no peores. Los niños, niñas y jóvenes de hoy, y los de antes, son el producto de la sociedad en la que viven. La sociedad manifiesta una actitud hipócrita: se ve reflejada en el espejo de niños, niñas y jóvenes y, a veces, no le gusta lo que ve, pero, en vez de analizar las causas, arremete contra la imagen que se proyecta en ellos.

– No es verdad que los docentes españoles tengan un exceso de formación pedagógica y un déficit en formación de contenidos.

Todo lo contrario. Los profesores de secundaria, por ejemplo, después de cinco años de formación en una licenciatura centrada en los contenidos (Filosofía, Matemáticas, Historia, etc.) sólo han recibido, en el mejor de los casos, un curso de dos meses de duración donde se comprimen aspectos tan importantes para su futuro profesional como los siguientes: la psicología de niños, niñas y adolescentes; la importancia de la dimensión afectiva y social en el aprendizaje y en la autoestima; los diferentes modelos pedagógicos y didácticos que existen y sus resultados; la manera de seleccionar y formular los contenidos; el diseño de actividades para el aprendizaje de materias concretas;  el uso didáctico de diferentes tipos de recursos, incluidos aquellos más próximos a la cultura cotidiana de los estudiantes; las formas de evaluar y sus repercusiones en la formación de alumnos y alumnas; las tendencias innovadoras en educación; la dinámica de los grupos humanos y el trabajo cooperativo; el funcionamiento de los centros y las relaciones con las familias y las normas legales existentes sobre el sistema educativo.

Los impulsores de este manifiesto plantean un cambio en la escuela y la universidad, “un cambio profundo. El fracaso escolar no sólo se manifiesta por los que abandonan o suspenden, también por los que aprueban sin haber conseguido un aprendizaje duradero y de calidad”. Y enuncian estos diez principios orientadores de la escuela que necesitamos:

1. Centrada en los estudiantes y en su desarrollo integral (corporal, intelectual, social, práctico, emocional y ético).

2. Con contenidos básicos vinculados a problemáticas relevantes de nuestro mundo, buscando la calidad frente a la cantidad, la integración de materias frente a la separación.

3.  Con metodologías investigativas que promuevan aprendizajes concretos y funcionales, al mismo tiempo que capacidades generales como la de aprender a aprender. Donde el esfuerzo necesario para aprender tenga sentido.

4. Con recursos didácticos y organizativos modernos y variados. Una escuela que utilice de forma inteligente y crítica los medios tecnológicos de esta época.

5. Con formas de evaluación formativas y participativas que abarquen a todos los implicados (estudiantes, docentes, centros, familias y administración), que impulsen la motivación interna para mejorar y que contemplen a las personas en todas sus dimensiones.

6. Con docentes formados e identificados con su profesión. Mediadores críticos del conocimiento. Dispuestos al trabajo cooperativo y en red. Estimulados para la innovación y la investigación.

7. Con una ratio razonable y con profesorado ayudante y en prácticas. Con momentos para diseñar, evaluar, formarse e investigar.

8. Con un ambiente acogedor, donde los tiempos, espacios y mobiliarios estimulen y respeten las necesidades y los ritmos de los menores.

9. Cogestionada con autonomía por toda la comunidad educativa. Que promueva la corresponsabilidad del alumnado. Comprometida con el medio local y global.

10. Auténticamente pública y laica. Con un marco legal mínimo basado en grandes finalidades y obtenido por un amplio consenso político y social.

Anuncios

13 comentarios to "Por supuesto, no es verdad"

Venga ya. No os lo creéis ni vosotros. Eso es basura. Ese panfleto reaccionario está desmontado punto por punto aquí:

http://crisiseducativa.files.wordpress.com/2009/09/no-es-verdad-que-no-sea-verdad.pdf

El verdadero “panfleto”, así lo tituló su inspirador, consciente sin duda de la patraña que estaba alumbrando, fue aquel “antipedagógico” documento que tan buena acogida tuvo entre un sector del profesorado poco proclive, desde luego, a la innovación educativa (omito decir pedagógica) y, por tanto, verdaderamente reaccionario.
Pero este otro manifiesto no me lo parece. De los diez principios orientadores que propone, ¿cuáles consideras reaccionarios?

[…] Por supuesto, no es verdad Por supuesto, no es verdad […]

Lo siento no creo en este manifiesto los hechos que yo veo cada día confirman todo lo contrario, es verdad que los alumnos de hoy en día son peores, que no más tontos, sobre todo en su nivel de atención y en su trabajo diario.
Es verdad que los niveles de exigencia son más bajos, a los hechos me remito ¿cuál es el nivel de exigencia en las diversificaciones curriculares y en los PCPI?, y no me refiero a los alumnos que pueden y no quieren, sino a los alumnos que pueden pero prefieren hacer diversificación o el PCPI porque saben que es más fácil.

De todos modos, gracias por el comentario.

Creo que si no habia tantos “alumnos peores” en los centros es porque a los 14 años, o antes, ya estaban en la calle los que no podían, o no querían estudiar la opción única que se les ofrecía. Si vemos ahora a los “peores” es porque todos han de permanecer obligatoriamente en los centros hasta los 16 años. La oferta de formación que se les brinda es mucho más variada, y tienen más opciones para elegir lo que mejor se ajuste a sus intereses y posibilidades.
Respecto al nivel de exigencia, te aseguro que en mi clase lo fijo yo; por otra parte, si los alumnos de diversificación no tienen el perfil adecuado, habrá que preguntar a los profesionale que hayan realizado la selección.
Creo, sinceramente, que tratamos el problema de manera muy desenfocada, con parámetros que no se corresponden con la realidad del tiempo que vivimos, aplicando soluciones antiguas a problemas nuevos, y sin tener del todo en cuenta las características del alumnado que tenemos, que es muy diferentes al de hace algunos años.
Un saludo

Desde mi perspectiva, nada profesional, a mí me gusta el texto.
Habrá profesores que añoren el aprendizaje memorístico que les obligaba menos a ellos, “eran habas contadas”.
Gracias por ponerlo. Más besos PAQUITA
¡Ah! Lo he copiado para republicarlo.

Gracias a ti por tus comentarios.

El Manifiesto “No es verdad” me parece un cúmulo de despropósitos. He elaborado un escrito, titulado “No es verdad que no sea verdad”, en el cual procuro rebatir al susodicho manifiesto punto por punto. Es un poco largo (unas veinte páginas), pero si alguien desea conocerlo, que se ponga en contacto conmigo (mi correo electrónico es moreno.castillo@terra.es) y se lo haré llegar.
Atentamente

Ricardo Moreno Castillo

EL MANIFIESTO “NO ES VERDAD” es una aportación razonable y meditada. Para mi es una de las mejores aportaciones que se han hecho para analizar los problemas actuales de nuestro sistema. Obviamente, ha encontrado numerosos detractores. Ahora, lo que no entiendo es algunas opiniones que por sí mismo se descalifican ya que nacen desde el desprecio y la minusvaloración de la diversidad. Los comentarios del Sr Moreno Castillo pueden entenderse, sin duda, como una crítica más calmada, pero no dudo que en los mismo se dibuja un sesgo ideológico que, para mí, ya descalifican sus opiniones. No obstante, insisto que es una crítica respetable. Para resumir, no olvidemos, para los que añoran la educación del pasado, que los niños/as de hoy día no son los mismos ni la sociedad tampoco, pero sí debemos saber que la sociedad actual está mucho más preparada que hace décadas, a pesar del sistema educativo.

Coincido bastante contigo y lamento los comentarios retrógrados de los que tienen la cabeza llena de contenidos…

Bueno, Plácido, ya sabes aquello de que cada maestrillo tiene su librillo. Algunos librillos deberían estar ya descatalogados, porque no sirven para abordar los problemas que presentan las aulas de hoy en día, pero hay quienes parece que no se han enterado, o no quieren enterarse.

Creo que todo este revuelo que tiene en educación se debe en gran medida a la falta, de conocimiento de todo lo que Pedagogía, su historia, filosofía, didáctica, neurociencia entre otras, es claro que la educación que se tiene esta acorde a la sociedad, por tanto, antes de criticar la educación seria urgente analizar criticamente que sociedad se quiere y desde ahí, se puede argumentar …………. antes son palabras sin sentido sugiero lean a Lipovotsky: La era del vacio. Ensayo sobre el individualismo comtemporaneo. Seguro ayudara a comprender la sociedad que vivimos.

Saludos
Tania

que pena…….que tristes y pobres comentarios, ninguno capaz de rebatir con “argumentos” todo lo que el profesor Ricardo Moreno desmonta punto por punto y con magnífica inteligencia de ese auténtico panfleto pedagógico “No es verdad” que publicáis sin ninguna verguenza. Y así nos va en este país, con este tipo de profesores incapaces de debatir seriamente, muy justitos de “mollera”. Me pregunto si habéis leido el enlace que Juan ha enviado. Si no entonces sois dignos hijos de la LOGSE!!!!
Leed por favor, pero que sea una lectura comprensiva…… sean capaces de comprender y no os quedeis en el slogan. Sois muy superficiales
Aquí de nuevo el enlace y a ver como pueden rebatirlo

http://crisiseducativa.files.wordpress.com/2009/09/no-es-verdad-que-no-sea-verdad.pdf

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Me apasiona la pedagogía, actividad a la que me dedico profesionalmente.
También me gusta opinar y debatir sobre temas de política y actualidad.
De estos dos intereses, y del deseo de no mezclarlos, aunque estén íntimamente relacionados, nacen estos blogs que te invito a descubrir, y en los que te animo a participar con tus comentarios.

Follow iessecundaria on WordPress.com

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 951 seguidores

TAMBIÉN LA EDUCACIÓN INFANTIL

Comentarios y reflexiones sobre:

PÚBLICA, GRATUITA, DE CALIDAD

You can read it in English

translate

Archivos

Carpe diem quam minimum credula postero

mayo 2010
L M X J V S D
« Abr   Jun »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  
A %d blogueros les gusta esto: