iessecundaria

¿Qué esconde una entrega de notas?

Posted on: 10 abril 2010

Entró precipitadamente en el aula, la reunión de padres acababa de finalizar y, como siempre ocurre, el tutor atendía de manera improvisada y un tanto desordenada a varias familias que se interesaban por cuestiones particulares. Esperó en la puerta a que todos se marcharan, se acercó, pidió disculpas por no haber podido llegar antes, y se interesó por el informe de su hijo.

Sólo dijo “bueno, ¿qué?”, y me miró de tal forma que yo entendí:

-¿Ha suspendido menos que en el primer trimestre?

– ¿Existe alguna posibilidad de que pase de curso?

– ¿Hemos conseguido que cambie de actitud?

– ¿Han servido de algo las reuniones que hemos mantenido a lo largo de estos meses, las estrategias que hemos puesto en marcha para animarle a trabajar?

– ¿Qué opciones tenemos para que el próximo curso no se quede en la calle, si es que ha vuelto a fallar?

Mientras le entregaba el boletín de notas de la segunda evaluación, mi gesto de disgusto y frustración le bastaron para saber que la cosa no había ido bien. Se entretuvo un instante mirando el boletín, repasando en silencio asignaturas y notas, levantó la cabeza y, con un tono amargo de desesperanza dijo: “Siete. Y me había prometido que este trimestre aprobaría”.

Busqué algún motivo para no mostrarme tan pesimista como en realidad me sentía, pero ni siquiera creí conveniente apelar al hecho de que esos siete suspensos eran dos menos de los que había suspendido en la primera evaluación, o argumentar en favor del cambio de comportamiento tan importante que se había producido en su hijo, algo que casi todos los profesores reconocían. Y me callé, resignado.

Me sentí responsable del fracaso de I., en la parte que me toca, y en la que corresponde al resto del equipo educativo de mi grupo. Quise hacer mío el disgusto de P. que, llorando, sin apenas poder articular las palabras, me preguntó: “¿Y, ahora, qué?”.

Sólo tres palabras que pesan como una losa, que las circunstancias llenan de matices y connotaciones,  tal vez también de reproches compartidos por madre y tutor, de sentimientos que afloran después de entregar las notas, cuando parece que nada se podrá hacer ya: angustia, decepción, desconfianza, frustración, fracaso, ¿resignación?.

Anuncios

12 comentarios to "¿Qué esconde una entrega de notas?"

Uffff… Qué marrón… Sobre todo porque, al final todo se reduce a suspenso o aprobado. Pero, ¿porqué no somos capaces de reflejar en el boletín la mejoría, el avance? Si sus notas fueran brillantes y su actitud insoportable, ya nos cuidaríamos de señalarlo claramente, como algo muy relevante. ¿Por que no cuando ocurre al revés? Hay muchas formas de expresar la cosas, y sin mentir :)))

La escuela más que una solución constituye casi siempre un problema

¿Y qué tal dejar de cogérsela con papel de fumar y reconocer que el chaval tiene que ponerse las pilas, tiene que estudiar más (o empezar a estudiar, vamos), que tiene que trabajar mucho más, y que si este año no lo consigue que no va a pasar nada malo si repite aprendiendo que sus actos tienen repercusión y que debe ser responsables de ellos?

Saludos desde Crisis Educativa

[…] This post was mentioned on Twitter by Lorena Rodriguez, yolajb. yolajb said: ¿Qué esconde una entrega de notas? Artículo de Juan Pedro Serrano en la página IES Secundaria http://bit.ly/an0BKL. ¡Real, como siempre¡ […]

Así es, Nicolasa. Somos capaces de suspender a un alumno por su actitud y su comportamiento, aunque haya demostrado tener los conocimientos mínimos suficientes para aprobar; a veces, lo justificamos diciendo “para que espabile, para que no se confíe, para que no se duerma y aprenda que no puede hacerme la vida imposible en clase…”, pero no acostumbramos a tener en cuenta estos elementos cuando se trata de ayudar a que el alumno apruebe la asignatura; si acaso, para subirle alguna décima cuando ya tiene una buena nota. En este caso decimos cosas como: “con la actitud o el comportamiento no se aprenden los conceptos de la asignatura”.

Es posible que tengas razón, Manuel, pero no porque la escuela no sea la solución a muchos de los problemas que padecemos, sino porque no hemos encontrado el modelo de escuela necesario para combatirlos. En mi opinión, la escuela es la solución al problema, pero no cualquier escuela, y, desde luego, es posible que no lo sea esta escuela que estamos haciendo.

Tienes razón, Juan, a los chavales hay que exigirles que estudien más, que se pongan las pilas, y que dejen de perder el tiempo, seguro que sí. Pero, aunque el estudio sea cosa de ellos, ¿son sólo ellos los que tienen que poner interés en que todo salga bien? Porque en este “negocio” hay personas que aprenden, personas que enseñan, y personas que planifican las condiciones en las que se desarrolla el proceso de enseñanza-aprendizaje. ¿No te parece excesivo achacar el éxito o fracaso de todo el proceso a una sola de las partes que intervienen?
Por cierto, aunque no estoy al tanto del nuevo modelo de ROC que pretenden imponeros, suerte con vuestra reivindicación.

¿Y qué tal dejar de cogérsela con papel de fumar y reconocer que el profesorado tiene que ponerse las pilas, tiene que trabajar mejor (o empezar a trabajar, vamos), que tiene que ilusionar mucho más, y que si este año no lo consigue que no va a pasar nada malo si repitiendo su mismo método, año tras año, sus actos tienen repercusión y que debe ser responsables de ellos? ¿Qué es eso del puesto vitalicio para quien no sirve?

El alumnado llega a infantil con toda su inquietud por aprender viva. En unos pocos años logramos hundir a la mitad de estos chicos y chicas en la mayor de las apatías. Sobreviven, eso sí, lxs que se dejan “doblar” con mayor facilidad. El resto, según parece, no nos sirven.

Bueno, después de tu comentario, no hay mucho más que decir; si acaso, que lo suscribo. Tiene que fallar algo más que lo que siempre decimos para que más de un tercio del alumnado no consiga finalizar la Secundaria, y no hablemos del Bachillerato. Las responsabilidades son compartidas, cada palo debería aguantar su vela, modificar lo que fuera necesario, eliminar lo que no funciona, y buscar lo que sirve para cambiar esta situación.

el sabado es mi entrega de notas y tengo miedo me tire 4 materias aaaaaaaaaaah

¿Cuatro? Eso no es nada. Está superado. ¡Ánimo!

Son comentarios muy derrotistas,estoy de acuerdo con casi todo pero matengamos la esperanza pues creo que todo se puede cambiar si cada uno de nosotros aportamos nuestro granito de arena. Los padres en interesarnos más por nuestros hijos, dejar nuestros problemas y agobios de lado y prestarles más atención a ellos que son de verdad o deberían serlo nuestra prioridad. Los profesores hacer que les encante esa asignatura, que si de verdad lo intentaran también lo podrían conseguir, recuerdo un profesor de primaria de mi hijo que tenía a todos sus alumnos encantados deseando ir a clase que llegara el lunes para ponerse a trabajar, y eso ahora no ocurre., Y los alumnos que entendieran tantas cosas : sobre su futuro, nuestra preocupación vuestro trabajo que se dieran cuenta que tienen toda la vida por delante y que les va a dar tiempo a todo. Es cuestión de todos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Me apasiona la pedagogía, actividad a la que me dedico profesionalmente.
También me gusta opinar y debatir sobre temas de política y actualidad.
De estos dos intereses, y del deseo de no mezclarlos, aunque estén íntimamente relacionados, nacen estos blogs que te invito a descubrir, y en los que te animo a participar con tus comentarios.

Follow iessecundaria on WordPress.com

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 949 seguidores

TAMBIÉN LA EDUCACIÓN INFANTIL

Comentarios y reflexiones sobre:

PÚBLICA, GRATUITA, DE CALIDAD

You can read it in English

translate

Archivos

Carpe diem quam minimum credula postero

abril 2010
L M X J V S D
« Mar   May »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  
A %d blogueros les gusta esto: