iessecundaria

El tamaño sí importa

Posted on: 4 diciembre 2009

“”Querido amigo, hace meses que quiero mandar algo a tu blog y semanas que tengo el tema decidido: EL TAMAÑO SÍ IMPORTA. Aunque, en verdad, me refiero al número. El número de grupos, de alumnado, de profesorado: el tamaño de los centros.

Mi tesis es muy sencilla: los seres humanos necesitamos unas dimensiones humanas en nuestros núcleos de socialización básicos. Las macroinstituciones, los grandes complejos del tipo que sean, los hipercentros de ocio, tiempo libre, etc. pueden servir para perderse un rato en el anonimato de la masa, para relajarse o entregarse al consumo, muchas veces sin criterio, del ocio o del gasto por el gasto.

Escuela de Hontanaya, Cuenca

Pero los núcleos auténticos de socialización, en los que el ser humano se siente valorado, escuchado, atendido y querido, son muy diferentes a los supermercados del tiempo libre. Confundir esos marcos de convivencia es un error en el que han incurrido algunos planificadores de la educación e incluso algunos docentes.

Hace unos años, la persona que ocupaba la dirección de un gran IES de Valencia, macrocentro fusionado, me decía que se podían hacer muchas más cosas en un centro grande que en uno pequeño. Aún no sé qué cosas son, pero el precio lo tengo claro. En cambio, los compañeros del CRA “La Manchuela” de Cuenca, que nos explicaron sus sistemas de trabajo y coordinación mediante las TICs, nos dejaron claro que desde el punto más recóndito del planeta, un grupo de docentes con ilusión, pueden tener acceso a cualquier recurso y a casi cualquier experiencia educativa. Frente a esa realidad, la opción de apostar por “lo grande en todo” (eventos, supergastos, apariencias, imagen y sonido, etc) está consolidando el modelo de lo que el refrán recuerda: mucho ruido y pocas nueces. En el terreno que nos ocupa de la educación, se debe precisar las ventajas claras de centros pequeños o medianos frente a los grandes:

1. Mejor conocimiento y trato más directo de todos los miembros de la comunidad educativa.
2. Condiciones más favorables para la convivencia, la orientación y la resolución pacífica, constructiva y educativa de los conflictos.
3. Mejores condiciones iniciales (cuando las administraciones dejan) de afrontar la atención a la diversidad.
4. La comunidad escolar está accesible, cercana e implicada y se fomenta la cooperación positiva, lo que puede ayudar a construir una comunidad con complicidad y retos compartidos.
5. Es más fácil evitar sectarismos.
6. En poco tiempo se desarrolla un ambiente de identificación con el centro, se genera una identidad de centro que es muy importante, ya que se definen las líneas maestras con las prioridades del centro y los acuerdos. Mientras que cuando el centro es grande se genera despersonalización y anonimato, lo que puede gustar inicialmente a parte del alumnado, pero a la larga reconocen que es peor para una educación integral.
7. Todo ello por no hablar de la gestión pura y dura: gestión de cambio de clases, entradas y salidas, recreos, comedor, etc.

Para terminar, creo que, aunque la mezquindad humana puede aparecer en cualquier circunstancia, el caldo de cultivo más generoso para su desarrollo es el anonimato de las muchedumbres. El profesorado menos profesional, el alumnado más gandul y trasto, las familias más despreocupadas, se encuentran mejor camuflados en la selva de los grandes centros. En esos contextos están más resguardados, escondidos y “perdidos”. Mientras que en un contexto de dimensiones reducidas la exigencia directa, emocional y moral, de quienes se conocen y relacionan, es siempre mayor; los compromisos son más eficaces y las deserciones se notan más, lo que puede ser una buena vacuna para la impunidad””.

Miguel, director en un I.E.S. vecino del mío, es el autor de esta interesante y hermosa reflexión. Gracias por compartir tu cualificada opinión y experiencia.

Anuncios

2 comentarios to "El tamaño sí importa"

Totalmente de acuerdo con tu autor invitado, los centros enormes son monstruos que despersonalizan, donde no se conoce a todos los alumnos y se dificulta la coordinación. Lo mismo ocurre con las clases: nada de sobrepasar las ratios, mejor grupos cohesionados y asumibles

Todo resulta más difícil, desde luego, en esos centros enormes en los que la relación entre profesores, y entre éstos y sus alumnos, se hace más complicada. Respecto a las ratios de clase, coincido contigo, pero disponemos de opciones para minimizar algo el problema, a través de desdobles en Secundaria, etc. El verdadero reto es, sin embargo, cómo se consigue integrar al profesorado y al alumnado que, como dice Miguel, aprovecha la multitud para escaquearse, y convertirlos en participantes activos en el proyecto de centro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Me apasiona la pedagogía, actividad a la que me dedico profesionalmente.
También me gusta opinar y debatir sobre temas de política y actualidad.
De estos dos intereses, y del deseo de no mezclarlos, aunque estén íntimamente relacionados, nacen estos blogs que te invito a descubrir, y en los que te animo a participar con tus comentarios.

Follow iessecundaria on WordPress.com

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 949 seguidores

TAMBIÉN LA EDUCACIÓN INFANTIL

Comentarios y reflexiones sobre:

PÚBLICA, GRATUITA, DE CALIDAD

You can read it in English

translate

Archivos

Carpe diem quam minimum credula postero

diciembre 2009
L M X J V S D
« Nov   Ene »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  
A %d blogueros les gusta esto: