iessecundaria

¿Quién teme al inicio de curso?

Posted on: 5 septiembre 2009

He vuelto al instituto en septiembre con las mismas dudas y temores que sentía en julio, al finalizar el curso pasado. Me agobia no encontrar respuestas convincentes a las preguntas de siempre, después de tantos años de docencia. Me inquieta no saber en qué medida influye mi trabajo en mis alumnos, si les resulta útil en su vida diaria lo que les pido que aprendan, o si les aprovechará en el futuro. Me desespera la imposibilidad de comprobar de manera inmediata, o a corto plazo, qué consecuencias tiene mi intervención en su comportamiento, en su forma de pensar, en cómo se relacionan con los demás, o en cómo se enfrentan a determinadas situaciones y problemas.

He compartido mi incertidumbre con algunos compañeros y compañeras de trabajo, y he constatado que esta especie de angustia que experimento cada principio de curso resulta extraña para la mayoría de ellos, que afrontan la cuestión con una seguridad sorprendente.

La clave parece estar en asumir que la docencia es un trabajo como cualquier otro, en el que cada cual cumple un horario, responde de la parte que le toca, y, si todos nos ocupamos de la responsabilidad asignada, el resultado es óptimo: el profesor enseña, el alumno aprende, y las familias colaboran. En caso contrario, el resultado será insatisfactorio, aunque no en la misma proporción para todos.

La explicación, aunque seguramente bien intencionada, no me convence, hay tanto que hablar de la manera en que asumimos la responsabilidad encomendada, y de cómo cada cual cumple con la parte que le toca, que prefiero seguir con mi inseguridad, mi falta de certezas, y mis temores. Descubrí hace tiempo que, a pesar de todo, me ayudan a no caer en el conformismo, la autocomplacencia, y el mal hábito de responsabilizar a los demás de los errores compartidos; tres defectillos que, estos sí, me parece que se dan con demasiada frecuencia entre los funcionarios docentes.

¡Feliz curso a todos y a todas!

Anuncios

7 comentarios to "¿Quién teme al inicio de curso?"

Comparto más tu visión que la de tus colegas, creo que las dudas son básicas para cuestionarse lo que haces y para exigirse más. ¿Un trabajo? Sí ¿Como cualquier otro? Desde luego que no

¿Acaso el médico se conforma con cumplir su horario y aplicar las soluciones médicas al uso sin importarle los resultados? Suerte que tienen algunos alumnos de contar con profesores que se formulan estas preguntas. De todas maneras, pienso que el profesor nunca sabrá si hizo bien su trabajo, si fue adecuadamente correspondido su dedicación y en qué medida resultó útil para sus alumnos.
Si llevas años en la docencia seguramente sabrás de alumnos que aprovecharon bien tus clases y de otros que no lo hicieron pero siempre tendrás la duda sobre la parte que te corresponde en ese éxito o fracaso. Al final supongo que se trata no de cumplir un horario sino de ser honesto con la profesión y con los alumnos.

Hay quien piensa que educar es más una vocación, o un arte, que una profesión, como bien sabe eduideas.
Por otra parte, en el comentario de Júcaro se expresa muy bien esa insatisfacción de la que hablo, la frustración de no conocer el resultado de tu trabajo, ni durante el proceso, ni una vez que éste ha finalizado, cuando el alumno abandona el centro.
Igual tienes razón, tendremos que conformarnos con la satisfacción de pensar que hemos hecho todo cuanto hemos sabido y podido para formar la persona que se nos encargó que formáramos.

Tengo muy claro que con esa forma de pensar deberias dormir bien y con la conciencia tranquila. Mira yo fuí un mal estudiante, que le ofreció un jamón al profesor de lengua para que me aprobara lengua de C.O.U.
Siempre dije que cada 99 alumnos, 33 estudiarían bien tuviesen los profesores que tuviesen. Otros 33 dependería del profesorado y de los padres que tuvieran. Y los 33 que nos quedan no nos hace estudiar ni dios.
Quédate con esos 33 del medio, que si no los haces estudiar, pero consigues que alguno sea librepensador, habrás hecho algo de incalculable valor para la humanidad.
El Canuit

Te agradezco el comentario, Canuit, aunque no deberías haberlo hecho en estos tiempos de crisis. Yo pensaba que lo del jamón y los profesores era una leyenda urbana, y ahora veo que es verdad. ¿Te aprobó? Creo que invitaré a mis alumnos a que lo pongan en práctica. Pesará sobre tu conciencia el hecho de dar al traste con mi hoja de servicios, hasta ahora intachable.
Por cierto, no te veo en el tercer grupo de 33; y, en cualquier caso, seguro que a la mayoría de tus profesores de entonces les gustaría saber cómo piensas, y leer lo que escribes.
Un saludo

Ser hijo de un ex-seminarista que sigue opinando a sus 90 tacos que el saber no ocupa lugar, no solo hizo que le ofreciera un jamón al profe, si no, que el muy cabrón al año siguiente pasando lista y ver los mismos apellidos en dos chicas levanto la cabeza y les dijo: vosotras por casualidad no sereis hermanas de Luis. Sí le contestaron. Pues le decís que me debe un jamón.
Cuando llegaron a casa querian matarme por la verguenza que pasaron.
Era un buen profesor de Lengua y Literatura porque entre otras cosas el día que me pilló copiando con unas chuletas, me las quitó y me dejó seguir haciendo el examen. Cuando le pregunté porque no me había hechado de clase como hacían todos me contesto: si tienes el detalle de no copiar del libro, al hacer las chuletas lo estas leyendo dos veces, una mientras lo lees y otra al escribirlo, lo cual quiere decir que no eres tan vago.
Aquel examen de tercero de bachillerato también me lo aprobó.
Todo real como la vida misma.
Y sinceramente creo que se imaginarían algunas cosas de las que escribo, aunque solo sea por alguna huelga que les metí en el instituto.
Yo no solo quiero una escuela laica, quiero un mundo laico sin fronteras ni banderas de una puta vez.
El Canuit

Canuit, en cada uno de tus comentarios me haces sonreir. Por otra parte, me alegro el compartir esos deseos de un mundo laico, escuela tiembién, sin fronteras ni banderas de una puta vez. Entraré en tu blog.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Me apasiona la pedagogía, actividad a la que me dedico profesionalmente.
También me gusta opinar y debatir sobre temas de política y actualidad.
De estos dos intereses, y del deseo de no mezclarlos, aunque estén íntimamente relacionados, nacen estos blogs que te invito a descubrir, y en los que te animo a participar con tus comentarios.

Follow iessecundaria on WordPress.com

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 941 seguidores

TAMBIÉN LA EDUCACIÓN INFANTIL

Comentarios y reflexiones sobre:

PÚBLICA, GRATUITA, DE CALIDAD

You can read it in English

translate

Archivos

Carpe diem quam minimum credula postero

septiembre 2009
L M X J V S D
« Ago   Oct »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  
A %d blogueros les gusta esto: