iessecundaria

La responsabilidad del profesor

Posted on: 13 diciembre 2008

No es fácil introducir en los centros educativos, especialmente en los de secundaria, el debate sobre las causas que motivan índices de fracaso más o menos elevados en el alumnado.

Es habitual que los equipos educativos lo achaquen a cuestiones como el interés del alumno, su esfuerzo, su capacidad para aprender, sus hábitos de trabajo, etc. También, a  la actitud de los padres, las circunstancias familiares, el apoyo a la labor del profesorado, etc. Pero pocas veces aceptamos debatir respecto a cuál es nuestra responsabilidad en el resultado que obtienen los alumnos: el papel que ha de ejercer el profesor, las metodologías que utilizamos, la manera de motivarlos, cómo preparamos las clases, las estrategias de aula, la competencia didáctica en la asignatura que impartimos, modelos para afrontar los problemas de convivencia, cómo evaluamos, etc.

Hay compañeros que se ofenden siempre que se plantea este debate, se sienten agredidos, como si alguien pretendiera acusarles de no realizar bien su trabajo, o se les culpara de no cumplir con su deber. No entienden que no se pretende señalar a nadie con el dedo, sino intentar analizar todas las variables que intervienen en el proceso,  descubrir cómo podemos ser más eficaces, qué actuaciones pueden mejorarse o modificarse, para conseguir un mejor rendimiento en el alumnado, y mayor grado de satisfacción en el profesorado.

Los profesores pretendemos que todo el proceso gire en torno a nosotros: la confección de horarios, la asignación de tutorías, la formación de grupos, la distribución de aulas, la selección de materiales, etc., dejando en un segundo plano los intereses y necesidades del auténtico protagonista de la historia, el alumno; es decir, hacemos que se imponga la enseñanza sobre el aprendizaje.  Sin embargo, cuando analizamos los motivos por los que los resultados obtenidos no han sido los que esperábamos, nos quitamos de enmedio, escurrimos el bulto, culpamos a los demás, y casi negamos tener algo que ver con los mismos.

No se resolverán algunos de los problemas más graves de la educación mientras muchos profesores sigamos pensando que los alumnos son sólo una excusa para cobrar nuestro sueldo, y no el motivo principal por el que nos dedicamos a la enseñanza, el primer objetivo al que dirigir todos nuestros esfuerzos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Me apasiona la pedagogía, actividad a la que me dedico profesionalmente.
También me gusta opinar y debatir sobre temas de política y actualidad.
De estos dos intereses, y del deseo de no mezclarlos, aunque estén íntimamente relacionados, nacen estos blogs que te invito a descubrir, y en los que te animo a participar con tus comentarios.

Follow iessecundaria on WordPress.com

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 949 seguidores

TAMBIÉN LA EDUCACIÓN INFANTIL

Comentarios y reflexiones sobre:

PÚBLICA, GRATUITA, DE CALIDAD

You can read it in English

translate

Archivos

Carpe diem quam minimum credula postero

diciembre 2008
L M X J V S D
« Nov   Ene »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  
A %d blogueros les gusta esto: