iessecundaria

¿Debe estudiarse religión en las escuelas?

Posted on: 22 noviembre 2008

Revolución (involución muchas veces), iglesia y educación han ido siempre de la mano en España.

En cualquier cambio de régimen, gobierno, o modelo social que se ha producido en nuestro país se  advierte la implicación de la iglesia, y su deseo de controlar la educación, cuya exclusividad ha ejercido durante demasiado tiempo. Desde que la Constitución de Cádiz en 1812 planteara por primera vez la necesidad de que ésta fuera universal, uniforme, pública y libre, y dejara de estar exclusivamente tutelada por el clero, la iglesia oficial se ha mostrado al lado de los sables que han abortado cualquier intento de libertad y alteración de un status quo que tanto les favorecía.

Fue el general Elios quien derogó “la Pepa” y devolvió la educación primaria a la iglesia; más tarde, Primo de Rivera incorporaría la religión como enseñanza obligatoria. La Constitución de la II República en 1931 estableció la gratuidad, la libertad de cátedra, la laicidad, y suprimió la enseñanza de la religión en las escuelas, pero Lerroux se encargó de paralizar la reforma tras las eleccines de 1933. La propuesta educativa  diseñada posteriormente por Azaña en 1936 no fue posible por la sublevación de Franco, que asentó su política educativa en dos pilares: catolicismo y patriotismo.

Con estos precedentes, y a pesar de los años que llevamos de democracia, nadie duda de que la iglesia sigue en su idea de recuperar algo que considera que le pertenece, el derecho a educar a toda la población de acuerdo con unos valores que cree únicos y verdaderos. Para esta institución tan rancia, al menos en su cúpula dirigente, esto es una carrera de fondo y, después de unos años de explosión de libertad en los que parecía que perdía peso e influencia, vuelve a la carga con renovadas energías, se manifiesta en la calle, coloca a sus peones en puestos de dirección política y social, gestiona medios de comunicación que envenenan la convivencia y, lo que es peor,  intenta echar raices en el corazón mismo del sistema educativo, ocupando escuelas e institutos, esparciendo en ellos la semilla de la división, la intransigencia, la imposición y el sometimiento a causas alejadas de la razón, el conocimiento y la ciencia.

Los generales no deben protagonizar nunca más una revolución en España, la próxima que se registre debería ser promovida por la educación, auténtico motor de cambio social. Pero para que esto sea posible, antes debe producirse un hecho verdaderamente revolucionario en nuestro país, sin el cual será difícil que cualquier reforma educativa se consolide: la eliminación de la enseñanza de la religión en los centros escolares públicos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Me apasiona la pedagogía, actividad a la que me dedico profesionalmente.
También me gusta opinar y debatir sobre temas de política y actualidad.
De estos dos intereses, y del deseo de no mezclarlos, aunque estén íntimamente relacionados, nacen estos blogs que te invito a descubrir, y en los que te animo a participar con tus comentarios.

Follow iessecundaria on WordPress.com

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 951 seguidores

TAMBIÉN LA EDUCACIÓN INFANTIL

Comentarios y reflexiones sobre:

PÚBLICA, GRATUITA, DE CALIDAD

You can read it in English

translate

Archivos

Carpe diem quam minimum credula postero

noviembre 2008
L M X J V S D
« Oct   Dic »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
A %d blogueros les gusta esto: