iessecundaria

Archive for the ‘Diario de un docente’ Category

Visito el colegio Pierrot, en La Serena, Chile, uno de esos centros educativos que nacen de la ilusión de un grupo de profesores que no teorizan sobre inclusión, sino que la practican, que están convencidos de que otra pedagogía es posible y creen en sus alumnos y alumnas tanto como para no sucumbir al engaño de las pruebas estandarizadas, tan de moda desde hace un  tiempo, y sucumbir a sus “encantos”. Leer el resto de esta entrada »

Leo en la pared de una calle de La Serena, en Chile, este mensaje: “la educación no debe ser el privilegio de quienes pueden pagarla, la policía no debe ser la maldición de quienes no pueden comprarla”. Leer el resto de esta entrada »

Es el sonido más escuchado y tristemente repetido en un claustro de profesores. No de cualquier claustro, pero sí el de los cientos de claustros de colegios e institutos que, vencidos y desarmados por una administración hostil, infame y por su propia apatía, han decidido renunciar al debate, a la formulación de propuestas, a ilusionarse por el cambio y el compromiso social, a la lucha por mejorar las condiciones en las que se enseña y se aprende en los centros. Leer el resto de esta entrada »

Anoche, mientras Alemania humillaba a Brasil, futbolísticamente hablando, profesores del grupo Mestre Ripoll cenábamos, repasábamos el trabajo realizado a lo largo del curso que termina y reflexionábamos sobre el que estamos dispuestos a desarrollar en el que comienza dentro de unas semanas. Los gritos de sorpresa de otros clientes del local y las constantes interrupciones del camarero, que se sentía en la obligación de cantarnos los goles a medida que se producían, conformaban el ruido de fondo de un debate eterno entre el profesorado que se compromete con su trabajo: ¿cuál es nuestro papel en esta sociedad del desencanto, la quiebra de las instituciones y la frustración?, ¿qué supone educar en nuestros días? Leer el resto de esta entrada »

La dirección de un colegio o instituto supone un compromiso muy serio. Fíjense que digo compromiso y evito a propósito otros conceptos, como cargo, ejercicio o responsabilidad, a pesar del significado que también tienen estas palabras. El compromiso que voluntariamente adquieren quienes deciden optar al puesto no es únicamente con el alumnado, las familias o el profesorado del claustro, sino con ellos mismos y con el propio proyecto que han diseñado, un contrato de trabajo que deberían esforzarse en cumplir y en el que deberían intentar implicar a toda la comunidad educativa a la que pretenden representar. Leer el resto de esta entrada »

Cincuenta y cinco minutos es el tiempo que dura una clase; un tiempo tan corto a veces y, a veces, interminable.  Cincuenta y cinco minutos que el profesor emplea en remover conciencias, gestionar emociones, despertar sentimientos, tutelar intereses, renovar ilusiones, resolver conflictos, aclarar viejas dudas, plantear nuevos retos, celebrar éxitos, administrar fracasos, conocerse a sí mismo, entender a los otros, morir de frustración, disfrutar como nadie y enseñar un temario. Leer el resto de esta entrada »

Jamás he conocido a un profesor que no enseñe, ni a un alumno que no aprenda. Aunque en ocasiones el profesorado se queja de la incapacidad del alumnado para aprender y el alumnado lamenta la incompetencia del profesorado para enseñar, en ningún momento dejamos de aprender los unos de los otros, los unos con los otros. Enseñar y aprender son procesos consustanciales al ser humano, se enseña y se aprende incluso en contra de la propia voluntad. Sin embargo, a pesar de esta certeza, siempre acabamos formulándonos la misma pregunta: ¿Por qué no aprenden los alumnos?  Leer el resto de esta entrada »

Vivimos un tiempo de anacronismos e involucionismos, cavernícola, meapílico y sotánico en el que el poder e influencia de la Iglesia Católica parece impregnarlo todo, como sucedía en la época de la dictadura Franquista. Leer el resto de esta entrada »

Hoy no he salido al patio, me he quedado en el aula hablando con dos alumnas que andan enfadadas y amenazan con extender su disputa al resto de la clase. Han aceptado participar en el proceso de mediación que les he propuesto, así que dedicaré otros patios y horas extra a solucionar la cuestión. Leer el resto de esta entrada »

Bolita, mi gata, vive en la terraza. Allí tiene la cama, algunos juguetes, un par de cacharros con agua y comida y una maceta grande cuya tierra utiliza para sus menesteres. No suele entrar en casa, pero cuando lo hace, explora habitaciones, pasea por el pasillo, husmea bajo la mesa, juega con lo que encuentra y, si alguien le hace caso, se tumba en el sofá y ronronea feliz mientras se le acaricia.

Leer el resto de esta entrada »

¿Alguna vez te has sentido feliz ante el examen en blanco de un alumno o alumna y has pensado “mejor, así termino antes”?

¿Has notado el placer de tachar en rojo una respuesta errónea, o encuadrar en el folio la nota de un examen por debajo de cinco? Leer el resto de esta entrada »

Arantxa me alegró el día, la semana y, probablemente, todo el segundo trimestre, sin que fuera consciente de ello. O sí.

Era viernes, una y pico de la tarde, no había salido del aula desde las ocho y cuarto de la mañana. Todos estábamos cansados y aún nos quedaba una clase. Leer el resto de esta entrada »

Todo hacía presagiar una tarde de éxito. El ambiente fresco que invitaba a charla y recogimiento, la hora de comienzo que nos había permitido comer sin prisa después de una mañana de clase y los puntos del orden del día, cartel breve pero intenso que esperaba su turno encerrado en el espacio inquietante que conforman membretes, márgenes de papel en blanco, fecha y firma del director. Leer el resto de esta entrada »

Carla ha llegado este curso al instituto, tiene doce años, es una niña alegre, aunque de lágrima fácil, vivaracha, acostumbrada a dar y recibir cariño, habituada a un entorno en el que su felicidad siempre es lo más importante. Ríe mucho, de manera explosiva, ruidosa, sin miedo ni complejos. Pregunta lo que quiere y, a veces, cuando quiere, con la inocencia y el descaro de quien busca respuestas porque desea saber.

Leer el resto de esta entrada »

Ayer no fui a clase. Después de un fin de semana encerrado en casa, moqueando, lagrimeando y con fiebre, el lunes, cuando sonó el despertador no podía con mi alma, tras toda una noche en blanco. Pasé la mañana en cama, agarrado a un rollo de papel higiénico que resultó insuficiente para contener la inusitada actividad secretora de mis membranas mucosas.

Leer el resto de esta entrada »

Un Argelino, un Chileno-Portugués, un Paquistaní, cuatro Rumanos, un Alemán y doce nacidos en España, de los cuales, dos gitanos y diez payos. Sé que no son suficientes para un récord de diversidad, pero no está mal, ¿verdad?

Leer el resto de esta entrada »

Alumnos y alumnas de Filosofía de 1º de Bachillerato me invitan a un debate sobre el currículo. Opinan de él que es cerrado en exceso, rígido, que no favorece la creatividad, enemigo absoluto de la innovación, alejado del tiempo y del mundo que viven, sin otro objetivo que el de perpetuar un modelo social muy injusto, que desean cambiar. Leer el resto de esta entrada »

Mi escuela anestesiada no se inquieta por nada. El sosiego, la calma, la ausencia de emociones se impone en los pasillos, el patio, las aulas y el ánimo de todos los que en ella conviven.

Alumnos somnolientos bajan, sin mucha prisa, de autobuses repletos, cada nueva mañana. Leer el resto de esta entrada »

No hay colegio o instituto que se precie que no establezca como señas de identidad en su proyecto educativo algunos de los siguientes principios: democrático, participativo, motivador, integral, tolerante, inclusivo, abierto al medio, pluralista, acogedor, creativo, o cualquier otro que se nos haya ocurrido, igual de maravilloso. Leer el resto de esta entrada »

El fontanero ha venido a arreglar una tubería a casa de mi vecino; como tenía que salir a realizar unas compras, me ha pedido que echara un vistazo y recogiera las llaves, si terminaba la faena antes de que hubiera vuelto. Mientras me presentaba al obrero, éste, sorprendido, le ha interrumpido y dirigiéndose a mí: “hombre, Juan Pedro, mi profe del instituto”.

Le he mirado con atención, su cara me resultaba familiar, pero no recordaba su nombre, lo que me ha hecho sentir un poco incómodo. Me ha preguntado, “¿no te acuerdas de mí?” Leer el resto de esta entrada »


Me apasiona la pedagogía, actividad a la que me dedico profesionalmente.
También me gusta opinar y debatir sobre temas de política y actualidad.
De estos dos intereses, y del deseo de no mezclarlos, aunque estén íntimamente relacionados, nacen estos blogs que te invito a descubrir, y en los que te animo a participar con tus comentarios.

Follow iessecundaria on WordPress.com

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 217 seguidores

CROWDFUNDING J.P.Quilón

Comentarios y reflexiones sobre:

PÚBLICA, GRATUITA, DE CALIDAD

You can read it in English

translate

Archivos

Carpe diem quam minimum credula postero

agosto 2014
L M X J V S D
« jul    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 217 seguidores